Egipto: general reconoció que manifestantes fueron sometidas a "tests de virginidad"

Mundo

Un militar egipcio, entrevistado por la cadena televisiva estadounidense CNN, admitió que jóvenes manifestantes fueron sometidas a "tests de virginidad" después de ser detenidas durante las manifestaciones contra el gobierno de marzo último.

"Esas muchachas que fueron detenidas no eran como su hija o la mía", dijo el militar, que pidió mantener el anonimato, durante la entrevista con la televisora norteamericana.

Según este general, "estas eran muchachas que habían acampado" en la plaza Tahrir, en El Cairo, "en carpas junto a manifestantes varones y a quienes se les encontraron cócteles molotov y drogas", aseguró.

El caso estalló la semana pasada después de conocerse una denuncia de la organización humanitaria Amnistía Internacional sobre "la violenta operación emprendida por el ejército el 9 de marzo para expulsar a los manifestantes de la plaza" y que resultó en la detención de "al menos 18 mujeres".

Las detenidas declararon ante activistas de Amnistía que fueron golpeadas, "les aplicaron descargas eléctricas, las sometieron a registros corporales sin ropa mientras soldados varones las fotografiaban, y luego las obligaron a someterse a 'pruebas de virginidad' y las amenazaron con acusarlas de prostitución".

Para Amnistía, los "tests de virginidad" constituyen una práctica de "tortura, cuando es llevado a cabo sin consentimiento".

Pero, en la entrevista con la CNN, el general egipcio dijo que las "pruebas" fueron aplicadas para evitar que las muchachas pudieran presentar cargos contra los militares por presuntas violaciones sexuales.

"No queríamos que ellas dijeran que las atacamos sexualmente o que las violamos, solamente queríamos demostrar que ya no eran vírgenes" cuando fueron detenidas, dijo el militar.
Según este general, las "pruebas" indicaron que "ninguna de ellas era virgen".
Salwa Hosseini, una peluquera de 20 años, fue una de las detenidas que relató ante Amnistía detalles de las "pruebas de virginidad".

La muchacha contó que fue llevada a una prisión militar en Heikstep y que "la obligaron, junto con las demás mujeres, a quitarse toda la ropa para ser registrada por una guardia de la prisión, en una habitación con las puertas abiertas y una ventana".

"Durante el registro sin ropa -continuó el reporte de Amnistía-, Hosseini afirma que unos soldados se asomaron a la habitación y tomaron fotografías de las mujeres desnudas" y que, después, "un hombre con bata blanca las sometió a 'pruebas de virginidad' en otra habitación".

Amnistía dijo que también recibió el testimonio de una mujer "que había dicho ser virgen, pero cuya prueba supuestamente demostró lo contrario" y, por ello, "fue golpeada y sometida a descargas eléctricas".           

Dejá tu comentario