2 de junio 2005 - 00:00

El entorno de Nixon acusó a Felt de ser "traidor y corrupto"

CarlBernstein yBobWoodward,los periodistasquedestaparonel casoWatergate,se encontraronayeren la casadel segundoen Washington.
Carl Bernstein y Bob Woodward, los periodistas que destaparon el caso Watergate, se encontraron ayer en la casa del segundo en Washington.
Washington (AFP, ANSA, Reuters) - Junto con la debacle de Richard Nixon, parte de su entorno también cayó en el ostracismo, por lo que no tardaron en pasarle la factura a Mark Felt, la «Garganta profunda» develada el martes.

El cubano Bernard Barker, uno de los condenados por el caso Watergate, calificó como «un traidor» a Felt. «Es un traidor a su patria» y «me da asco», dijo Barker a la radio colombiana La W, en una entrevista telefónica en la que calificó la operación para espiar la campaña demócrata como una cruzada para evitar que Estados Unidos cayera en manos de un presidente pro comunista.

El 15 de enero de 1973, Barker -hijo de padre estadounidense y de madre cubana- fue hallado culpable por haber incursionado seis meses antes en la sede del Partido Demócrata en Washington para espiar, en medio de la campaña por la reelección de Nixon.

Barker señaló que, junto con los otros tres cubanos y dos estadounidenses detenidos, estaban recogiendo documentación para probar que el candidato demócrata George McGovern recibía financiación de La Habana. Barker aseguró que incluso el candidato demócrata tenía una fotografía con el líder cubano y había enviado a una de sus hijas a La Habana.

• Salvación

«Nosotros nos ofrecimos a ayudar con el compromiso de que nos dieran ayuda posteriormente para tumbar a Castro», recordó Barker, quien aseguró que no se arrepiente de lo que hizo porque «salvamos a Estados Unidos del comunismo». Barker aseguró que si Felt hubiera tenido valentía, habría dado la cara y entregado sus deennuncias públicamente a la Justicia, pero al no hacerlo «es un hombre que carece totalmente de honorabilidad».

Felt, de 91 años, admitió a la revista «Vanity Fair» que sirvió como la fuente que ayudó a los periodistas
Bob Woodward y Carl Bernstein de «The Washington Post» a desenredar la madeja del caso Watergate, que acabaría costándole el puesto a Nixon.

El 9 de agosto de 1974, Nixon renunció como resultado de una investigación que se inició tras el allanamiento el 17 de junio de 1972 a las oficinas del Comité Nacional Demócrata en el complejo de departamentos Watergate, en Washington.

Un abogado de Nixon,
Charles Colson, también fue categórico: «Tenía la confianza en los dirigentes de nuestra nación, y pensar que traicionó nuestra confianza es difícil de creer y de aceptar».

En tanto,
Pat Buchanan, un asesor de Nixon tiempos del Watergate, definió a Felt como «un funcionario corrupto» por haber revelado los secretos de la Casa Blanca.

Gordon Liddy
, un allegado al ex presidente republicano que orquestó el espionaje de las oficinas del Partido Demócrata en el edificio Watergate de Washington, dijo que Felt «violó la ética» al manejar información fuera de los canales legales. «Si tenía pruebas acerca de acciones ilegales, debió tener el honor de llevarlas a un gran jurado y asegurar un proceso y no filtrarlas selectivamente» a un solo medio, dijo Liddy a la cadena CNN de televisión.

«Jamás creí que alguien como Felt pudieradisponer de informaciones luego reveladas», observó
John Dean, otro de los abogados del presidente Richard Nixon. ¿Cómo es posible que Felt haya hecho todo solo?», se preguntó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar