El gobierno uruguayo presentó un proyecto de reforma del Estado

Mundo

El Gobierno uruguayo inició, con la presentación de un borrador de intenciones, el proceso para lograr la reforma y modernización de las estructuras del Estado, que se convertirá en uno de los ejes de la presidencia de José Mujica.

En una sesión extraordinaria del Consejo de Ministros, todo el gabinete debatió el contenido de un borrador que contiene los "ejes e instrumentos" para "el fortalecimiento institucional del Estado" y que incluye medidas para una reestructuración del sistema de funcionariado público.

Entre otras medidas, la reforma baraja la posibilidad de que los funcionarios puedan ser despedidos.

El documento fue presentado a la prensa por el secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, quien señaló que el contenido de la reforma será debatido "con los representantes de los trabajadores, los parlamentarios y la opinión pública".

"Esto es el inicio de un proceso que pretendemos que sea altamente participativo, el Gobierno va a estar abierto a las sugerencias de todos", dijo el funcionario.

Mientras, unos 300 trabajadores públicos se manifestaron frente a la sede de la Presidencia para exigir al Gobierno que la reforma se discuta con ellos antes de pasar a la opinión pública.

Los sindicatos de funcionarios anunciaron movilizaciones para el mes de agosto para seguir presionando al Ejecutivo en este sentido.

El borrador del Ejecutivo se basa en tres puntos, el primero de los cuales se refiere a la necesidad de fortalecer las instituciones, lo que pasa por crear un nuevo estatuto de los servidores públicos y reformar integralmente la carrera administrativa.

Esa reforma eliminaría las viejas estructuras de rangos para establecer un sistema más dinámico, además de crear una escala salarial basada en la complejidad del trabajo desempeñado y la responsabilidad asociada y no en la antigüedad.

También se modificaría el sistema de conducción y gerencia, para que los cargos no sean ejercidos de forma permanente y estén condicionados a compromisos de gestión.

Además, se pretende simplificar los vínculos laborales con el Estado y regular a los funcionarios de carácter político y de particular confianza.

Desde su asunción en el mes de marzo, el presidente Mujica, del izquierdista Frente Amplio, tuvo como prioridad la modernización del sistema estatal uruguayo, al que acusó de ser ineficaz y estar anquilosado.

En varias ocasiones, el mandatario se refirió a la necesidad de eliminar la inamovilidad de los funcionarios y de limitar sus días libres, al tiempo que recordó que los trabajadores públicos están para trabajar para el país y no para servirse de él.

A falta de cifras oficiales, se calcula que aproximadamente un tercio de todos los trabajadores uruguayos se desempeña en organismos públicos, cuyos salarios, según los expertos, absorben una gran parte de los recursos del país.

Dejá tu comentario