Escapa Obama a un problema

Mundo

Washington (AFP, DPA) -El senador y precandidato demócrata a la Presidencia estadounidense, Barack Obama, rompió ayer públicamente con el polémico reverendo Jeremiah Wright, y dijo sentirse «escandalizado y entristecido» por los últimos comentarios de su antiguo pastor y guía espiritual.

«El no habla por mí ni por mi campaña», subrayó Obama. «Sus palabras me ofenden y ofenden a todos los estadounidenses», sus comentarios «deberían ser denunciados, y eso es lo que estoy haciendo aquí», afirmó el senador en una conferencia de prensa.

Hace poco más de un mes el aspirante debió responder por los dichos de Wright, cuando se hicieron públicos fragmentos de alguno de sus sermones en los que el pastor hacía comentarios que fueron calificados como «racistas y antiestadounidenses». En ese momento Obama condenó las palabras, pero defendió la relación con su pastor.

Sin embargo, cuando el tema ya parecía cerrado, el clérigo se resituó sorpresivamente en el centro de la atención mediática. En algunos reportajes, Wright responsabilizó al gobierno estadounidense por la expansión del sida, equiparó a las tropas estadounidenses con terroristas y aseguró que Louis Farrakhan -líder de una organización habitualmente acusada de racismo- es «una de las voces más sabias del último siglo».

Metido de lleno en su campaña, Obama dejó claro que ya no quiere mantener lazo alguno con Wright porque «no representa acertadamente mis pensamientos ni mis creencias».

Dejá tu comentario