"Estado de Israel fuerte garantiza que no se repita el Holocausto"

Mundo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró en Jerusalén que la existencia del Estado de Israel garantiza que no se repetirá el Holocausto.

"El Estado de Israel no existe a causa del Holocausto, sino que gracias a la supervivencia de un Estado judío fuerte nunca más habrá un Holocausto", afirmó Obama durante una visita al museo del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén, en la última jornada de su estancia de tres días en Israel y Cisjordania.

El presidente estadounidense reaccionó de este modo a las críticas que había recibido por su discurso pronunciado en 2009 en El Cairo. En aquel entonces se le reprochó a Obama el haber explicado la existencia de Israel como mera consecuencia del genocidio de los judíos por parte de los nazis.

En Yad Vashem, el jefe de la Casa Blanca también condenó tajantemente el antisemitismo: "Para el antisemitismo no hay lugar en el mundo civilizado". Previamente, Obama había encendido la llama eterna en la Sala del Recuerdo del museo y depositado una corona floral.

En el suelo de la sala en penumbra están grabados los nombres de los campos de concentración en toda Europa. Obama fue acompañado durante su visita por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente Shimon Peres.  

El museo, creado hace 60 años, recuerda el genocidio de seis millones de judíos por la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

"No son números", dijo Obama respecto a las víctimas del Holocausto. "Eran hombres, mujeres y niños, tantos niños", agregó el presidente norteamericano.

Sin embargo, pese a todo el mal, también hubo algo bueno, subrayó Obama en alusión a los "justos entre los pueblos" que habían salvado la vida de muchos judíos, muchas veces arriesgando su propia vida.

Durante la mañana, Obama ya había depositado ofrendas florales en las tumbas de Theodor Herzl (1860-1904), uno de los fundadores del sionismo, y del primer ministro Itzhak Rabin (1922-1995), quien fue asesinado por un judío extremista contrario a su política de paz con los palestinos.

El presidente de Estados Unidos visitará esta tarde la Iglesia de la Natividad en Belén, al sur de Jerusalén, en lo que se considera como un gesto de solidaridad con las comunidades cristianas, que muchas veces sufren acoso en los países árabes.

Obama viajará después a Jordania para mantener conversaciones con el rey Abdullah II. La gira de Obama por Cercano Oriente, de cuatro días de duración, finalizará este sábado con una visita a la famosa ciudad de Petra, esculpida en las rocas.

Dejá tu comentario