Estados Unidos intenta reactivar las sanciones contra Irán y abre un cisma con Europa

Mundo

Las potencias europeas rechazaron de plano que el gobierno de Trump recurra a una cláusula del acuerdo nuclear que abandonó hace dos años. Washington respondió acusándolas de "alinearse con los ayatolás".

El gobierno de Donald Trump activó este jueves un mecanismo del acuerdo nuclear con Irán, pese a que abandonó ese pacto internacional en 2018, para restablecer las sanciones contra la República Islámica y ante el cual el resto de los miembros del Consejo de Seguridad no tienen poder de veto, desencadenando la indignación entre los socios europeos.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, "notificó al Consejo de Seguridad" un "incumplimiento significativo por parte de Irán de sus compromisos", previstos por el texto que impedía que Teherán adquiera la bomba atómica, según una carta de la que la agencia AFP obtuvo una copia.

La carta fue entregada personalmente por Pompeo al embajador de Indonesia, Dian Triansyah Djani, quien preside el Consejo de Seguridad de la ONU este mes.

Estados Unidos busca activar este mecanismo, llamado "snapback", reivindicando su estatuto de "participante" del pacto, firmado por la administración demócrata de Barack Obama en 2015, pese a que para el resto de los firmantes carece de legalidad.

"A pesar de los esfuerzos extensivos y la diplomacia exhaustiva" llevados a cabo por Francia, Reino Unido, Alemania por llevar a la República Islámica por el camino correcto, sus violaciones "persisten", afirmó Pompeo, estimando que "Estados Unidos ni tiene ninguna otra opción" que activar el "snapback".

https://twitter.com/SecPompeo/status/1296546565012819973

Francia, Alemania y Reino Unido emitieron inmediatamente un comunicado anunciando su oposición a la iniciativa tomada por Trump, resaltando que Washington "dejó de ser un participante tras su retirada del acuerdo". "No podemos apoyar esta iniciativa, incompatible con nuestros actuales apoyos" al pacto, subrayaron.

"Seguimos comprometidos a favor del acuerdo a pesar de los grandes desafíos provocados por la retirada de Estados Unidos y debemos tratar la cuestión del incumplimiento sistemático de los iraníes de sus compromisos en el marco de un diálogo entre los participantes en el acuerdo", declaran los tres países europeos.

Irán volvió a enriquecer uranio y construir centrifugadoras como parte de una respuesta a la imposición de sanciones unilaterales de Washington, posteriores a 2018.

El rechazo europeo -al que se da por descontado que se sumen China y Rusia, las otras potencias firmantes del acuerdo nuclear- generó ira en la Casa Blanca y en un tono particularmente duro Pompeo acusó a sus socios de "alinearse con los ayatolás" en la disputa con Irán.

"Nuestros amigos en Alemania, Francia y Reino Unido me dijeron en privado que no quieren que se levante el embargo de armas" contra Irán, dijo, sacando a relucir otro punto de diferencia con los tradicionales aliados. "Y sin embargo, optaron por alinearse con los ayatolás" al no votar a favor de la resolución estadounidense para extenderla, agregó.

En teoría, el "snapback" previsto por la resolución que había ratificado el acuerdo nuclear de 2015 debería permitir el regreso del resto de sanciones internacionales en 20 días, de manera prácticamente automática, y sin la posibilidad de veto de otros integrantes del Consejo de Seguridad.

Pero según varios observadores, el embajador indonesio podría, tras consultarlo con otros miembros del Consejo, archivar la petición estadounidense.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario