Estatiza todo Chávez, vuelve socialista a Venezuela y es el Luis XIV del siglo XXI

Mundo

«El Estado soy yo» fue lo único que le faltó decir ayer a Hugo Chávez para equipararse al «Rey Sol», el monarca francés que resumió como ninguno el absolutismo en la segunda mitad del siglo XVII y principios del XVIII. El gobierno que inaugurará mañana marcará una concentración del poder sin precedentes en Venezuela: no contento con controlar la totalidad del Congreso por la deserción opositora en los comicios de 2005, pedirá -y obtendrá- poderes especiales para convertir a su país en socialista en sólo un año. Su programa: reestatizar la economía, revirtiendo la apertura al capital privado de las empresas de servicios públicos de principios de los 90. Además, dará por tierra con la autonomía del Banco Central, lo que acelerará el despilfarro de los ingentes recursos petroleros. Y amenazó con cancelar las empresas mixtas creadas con petroleras transnacionales en la rica Faja del Orinoco. No será éste un desplante más del bolivariano: Venezuela toma un camino sin retorno, tanto en lo económico como en lo político. Y, en el interín, las reformas supondrán una pelea con poderosas empresas europeas y estadounidenses.

Caracas (AFP, EFE, Reuters, ANSA) - Hugo Chávez, quien asumirá mañana un nuevo período de gobierno, dio ayer un fuerte giro socialista a su gestión, al anunciar que reestatizará los servicios de telefonía, electricidad y agua y que pedirá al Congreso una ley que le dé poderes para realizar una «profunda reforma» constitucional y crear la «República Socialista de Venezuela».

Así lo anunció al juramentar a su gabinete para el mandato 2007-13, a la vez que aseguró que dará por tierra con la autonomía del Banco Central y que el Estado tendrá el control de los proyectos de refinación de petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco.

No contento con controlar la totalidad de la Asamblea Nacional (por la retirada de la oposición de las últimas elecciones legislativas de 2005), Chávez dijo que pedirá al Congreso poderes especiales mediante una «ley habilitante, ley madre de leyes revolucionarias».

«Un año es un tiempo prudencial» para culminar las reformas, prometió.

«Si las (leyes) de 2001 impactaron el esquema económico y social ... estas leyes deben impactar con una potencia mucho mayor la actual situación económica del país», dijo aludiendo a las reformas que dividieron a Venezuela y desataron una movilización opositora e incluso un fracasado golpe de Estado en 2002.

  • Modificación

    «¡Que se recupere la propiedad sobre los medios estratégicos de producción!», exclamó arrancando una ovación de unos 2.000 funcionarios y militantes que colmaron el teatro capitalino Teresa Carreño, en el cual se celebró la ceremonia de jura del gabinete. «¡Todo aquello que fue privatizado, nacionalícese!», acotó, antes de referirse a «las comunicaciones, el agua, la electricidad».

    Tras su anuncio, las acciones de la telefónica CANTV, privatizada en 1991 y controlada por la estadounidense Verizon, se hundieron 14% en Nueva York y dejaron de cotizar. Los ARD de la empresa se habían duplicado en los últimos meses por especulaciones de que sería comprada por el mexicano Carlos Slim.

    Chávez expresó además que la Constitución será modificada para poner fin a la autonomía del Banco Central y adecuarla al «socialismo a la venezolana».

    «El Banco Central no debe ser autónomo, ésa es la tesis neoliberal», dijo Chávez en su discurso.

    Luego de ocho años en el poder, Chávez fue reelecto para un nuevo mandato de 6 años el 3 de diciembre pasado, con 63% de los votos. La ceremonia de jura de Chávez tendrá lugar el miércoles ante la Asamblea Nacional.

    Jorge Rodríguez fue nombrado nuevo vicepresidente, en reemplazo de José Vicente Rangel, de 76 años, quien recibió de Chávez una réplica de la espada del libertador Simón Bolívar.

    «¿Juran ante Dios, ante nuestro pueblo, ante el Dios de vuestros padres, ante la Patria toda, no dar descanso a sus brazos ni reposo a sus almas en la construcción de la vía venezolana hacia el socialismo?», preguntó Chávez en la jura.

    En lo que respecta al tema petrolero, tras las palabras de Chávez surgió la duda de si se mantendrá la renegociación de contratos para que el Estado tome el control accionario de los emprendimientosmixtos para mejorar el crudo extrapesadoque se extrae en la Faja Petrolífera del Orinoco o si, simplemente, los mismos serán también estatizados.

    «Todos sabemos que estamos viendo la posibilidad de recuperar la mayoría que tiene cada una de las empresas transnacionales en la Faja. Eso es lo que entiendo que dijo el presidente», declaró a periodistas el vicepresidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Luis Vierma.
  • Dejá tu comentario