ETA consideró dejar las armas el año pasado

Mundo

Madrid (EFE, ANSA, AFP, Reuters) - Documentos secuestrados al ex jefe político ETA Mikel Albizu, capturado en 2004 en Francia, incluían un plan de la organización para dejar las armas a cambio del reconocimiento del derecho a la autodeterminación del País Vasco, entre otras condiciones.

La policía francesa se incautó de los textos del plan durante el arresto de Albizu, alias Mikel Antza, en octubre de 2004, y los entregó a las autoridades españolas en mayo de 2005, informó ayer el diario madrileño «El País».

José Blanco, del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), reaccionó a la revelación periodística con la reafirmación de que el único documento que espera el gobierno es el «que anuncie que ETA abandona las armas».

Según el plan secuestrado, ETA condicionaba su desarme a que los gobiernos de España y Francia admitieran el derecho a la autodeterminación vasca y la unificación de siete provincias -tres de Euskadi (País Vasco), Navarra y tres francesas- bajo el nombre de Euskal Herria.

El plan en poder de Albizu, considerado el «número uno» de ETA, también requería como contrapartida del desarme una amnistía total para más de 570 miembros de la organización encarceladosen España y un perdón mutuo con las fuerzas armadas y policiales.

Mikel Antza concebía su plan como un largo proceso negociador con los gobiernos español y francés, hasta 2012, con una primera etapa de «alto el fuego» por tiempo indefinido en 2008, tras una amnistía total para los presos. El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y el Congreso de España, con la excepción de la bancada del opositor
Partido Popular, aprobaron en mayo de este año abrir un diálogo con ETA, pero sólo si la organización separatista renuncia a las armas. Esto enfrentó al socialismo con la oposición y las entidades que representan a víctimas del terrorismo.

El plan hallado en poder de Albizu es anterior a esa oferta de diálogo y
se ignora si conserva o no vigencia, debido a que la revelación de «El País» no ha sido comentada por voceros de la izquierda «abertzale» ( independentista vasca), considerada afines a ETA.

Por su parte, el líder del PP vasco,
Carmelo Barrio, dijo ayer que el plan de Albizu demuestra que ETA persiste «en la actitud del chantaje al Estado» y a los gobiernos «de España o de Francia» y lamentó que mantenga el «condicionante permanente del proceso negociador sobre la base de la independencia» vasca.

Dejá tu comentario