Facebook revisará su control a discursos de odio tras el boicot de grandes marcas

Mundo

La red social anunció una auditoría luego de que grandes empresas de anunciantes, entre ellos Unilever y Coca Cola, pausaron sus publicidades por su laxitud.

Facebook anunció este martes que se someterá a una auditoría sobre cómo controla los discursos de odio en un intento por aquietar un creciente boicot publicitario contra la red social, mientras se prepara para dirigirse el martes a un grupo de grandes anunciantes.

La decisión se conoce después de que grandes anunciantes como Unilever, Starbucks y Coca Cola se suscribieron a la campaña "Stop Hate for Profit" iniciada por grupos de derechos civiles de Estados Unidos y que llama a las marcas a pausar sus anuncios en Facebook en julio para presionar al gigante tecnológico a que haga más para retirar el discurso de odio de sus publicaciones.

Media Rating Council (MRC), una compañía de métricas en medios, realizará la auditoría para evaluar cómo protege a los anunciantes de aparecer junto a contenido dañino y la precisión de los reportes de Facebook en ciertas áreas.

La extensión y el momento de la auditoría aún no se definen, dijo Facebook.

En medio de las protestas contra el racismo y la brutalidad policial en Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd, Facebook quedó en el centro de la polémica por no administrar publicaciones del presidente Donald Trump que, en otras redes como Twitter, fueron bloqueadas por incitar al odio.

Ford Motor Co y Coca-Cola están entre las compañías que dijeron que detendrían sus anuncios en todas las plataformas de redes sociales por al menos 30 días.

Facebook anunció la semana pasada que etiquetaría el contenido "noticioso" que viole sus políticas, pero la decisión no satisfizo a los organizadores del boicot, que planean llamar a más anunciantes globales a sumarse a la campaña.

Este martes, los fabricantes de indumentaria deportiva alemanes Adidas y Puma anunciaron que interrumpirán su publicidad en Facebook e Instagram (propiedad de Facebook) en julio, sumándose así a la lucha contra los discurso de odio en las redes sociales.

"El racismo, la discriminación y las declaraciones racistas no deben tener lugar ni en nuestra empresa ni en nuestra sociedad", declaró Adidas en un comunicado enviado este martes a la AFP.

Esta suspensión incluye también a su filial estadounidense Reebok.

Su rival Puma tomó la misma decisión porque "es esencial para nosotros que todos nuestros socios defiendan nuestros valores fundamentales y se opongan al discurso de odio", según un comunicado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario