Falleció el exjefe de ETA, Thierry

Mundo

El exjefe militar de la organización separatista vasca ETA, Francisco Javier López Peña, alias "Thierry", murió a los 54 años a causa de un derrame cerebral, informó Etxerat, la asociación de familiares de presos de ETA.

Thierry, que fue sindicado como el dirigente separatista que tomó la decisión de romper la tregua con el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero a fines de 2006, murió por un derrame cerebral en el hospital Pitié Salpetriere en París, informó la agencia de noticias Europa Press.

El líder separatista había sido trasladado por problemas cardiovasculares el 11 de marzo pasado al hospital parisino desde la cárcel de Fleury-Merogis, donde cumplía su condena desde mediados de 2008, en el sur de la capital francesa.

Según informó Etxerat, el miércoles pasado había sufrido un derrame cerebral y, desde entonces, sólo se podía comunicar con gestos.

La policía española consideraba a "Thierry" como el responsable del atentado perpetrado el 30 de diciembre de 2006 contra el estacionamiento de la Terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas, que causó la muerte de dos ecuatorianos y supuso el fin del diálogo abierto con el gobierno de Zapatero en marzo del mismo año.

Nacido en Galdakao (Vizcaya) en 1958 y conocido con los alias de `Bartolo`, `Zulos`, `Pierre`, `Marcel` y, finalmente, Thierry, se había unido a la lucha clandestina por la independencia del País Vasco en 1983, cuando tenía 25 años.

Según la policía española, en las décadas de los 80 y 90 se refugió en Francia y temporalmente también en Cuba, recordó la agencia de noticias DPA.

ETA, a la que se atribuyen más de 800 muertos en cinco décadas de atentados y lucha armada para independizar al País Vasco español y las regiones de mayoría vasca del suroeste de Francia, anunció en enero de 2011 un alto al fuego "permanente, general y verificable".

No obstante, al no haber entregado sus armas ni comunicado su total disolución, los gobiernos de España y Francia continúan ejerciendo una fuerte presión sobre los integrantes de la organización que se encuentran en la clandestinidad.

Hace sólo unos días, la organización separatista vasca volvió a instar públicamente al gobierno español conservador de Mariano Rajoy a que se siente a negociar un cese permanente de la violencia, lo que fue inmediatamente rechazado por Rajoy, quien pidió nuevamente una rendición incondicional.

Dejá tu comentario