Francia: 26 peregrinos polacos mueren en accidente

Mundo

Al menos 26 personas murieron y otras 24 resultaron heridas, en el accidente de un autobús que transportaba a 50 peregrinos polacos y que cayó a un torrente entre Grenoble y La Mure (sureste de Francia), informaron los bomberos.

El autobús, que regresaba del santuario de Nuestra Señora de la Salette, circulaba por una carretera en pronunciada pendiente, entre Grenoble y Gap, cuando poco antes de las 10H00 locales (08H00 GMT) empezó a tener problemas con los frenos, según esas mismas fuentes.

El vehículo rompió los topes de la carretera y se estrelló en la orilla del río Romanche, unos 15 metros por debajo de la carretera.

"Según un nuevo balance, tenemos 26 muertos, 14 heridos graves y 10 leves", indicó el capitán Stephane Estachy, del Centro Operacional de Incendio y Socorro (CODIS).

Un balance provisional facilitado anteriormente había dado cuenta de 21 muertos, 24 heridos y 6 desaparecidos.

En el bus, proveniente de Polonia, que se incendió tras la caída, iban "51 personas, 49 pasajeros y dos choferes", explicó Estachy al especificar que "en las operaciones de rescate participan unos 100 bomberos".

Estachy precisó que un "accidente similar ocurrió en el mismo lugar hace unos 25 años".

El autobús polaco se precipitó al torrente en Vizille, en la peligrosa bajada de Laffrey, conocida por su fuerte desnivel y los numerosos accidentes que causa.

Según los primeros testimonios, el accidente podría haberse debido a una "velocidad excesiva" y a problemas de frenado, indicó a la AFP el teniente coronel de la gendarmería Thierry Rousseau.

El primer ministro francés, François Fillon, tenía previsto llegar al lugar del suceso a primeras horas de la tarde, acompañado por el ministro de Ecología, Jean-Louis Borloo, responsable también de la seguridad vial.

El grupo de peregrinos, compuesto por personas de edad, procedía del noroeste de Polonia, y llevaba a cabo un viaje de peregrinación que en días pasados lo había llevado ya a Fátima (Portugal) y Lourdes (Francia).

"Según nuestras informaciones, se trata de una excursión parroquial de fieles de las localidades polacas de Szczecin y Stargard Szczecinski, de donde salieron el 10 de julio y que hacían el camino de vuelta", declaró un portavoz del ministerio polaco de Relaciones exteriores.

Habían llegado el sábado al santuario mariano de Nuestra Señora de la Salette y regresaban a Polonia, según fuentes del citado santuario mariano, enclavado en la misma zona donde tuvo lugar el accidente.

En el momento del siniestro, el autobús recorría la carretera Napoléon (RN85), que une Cannes con Grenoble por los Alpes, vía Grasse, Digne y Gap.

Según un periodista de la AFP en el lugar, tras la caída y posterior incendio sólo quedaron restos calcinados del vehículo.

En el pasado ya han ocurrido muchos accidentes en esa carretera, famosa por su fuerte desnivel y prohibida para camiones y autobuses que no tengan el sistema de doble frenado que impide el calentamiento de los frenos.

La mayoría de los camiones y autobuses disponen de ese sistema, que existe desde hace 15 años.

La investigación determinará si el autobús polaco estaba equipado con dicho sistema, afirmó el teniente coronel Rousseau.

El accidente más grave ocurrido en ese tramo de la carretera lo protagonizó un autobús belga, el 18 de julio de 1973, y dejó un saldo de 43 muertos y seis heridos.

Dejá tu comentario