Francia: piden 18 meses de cárcel sin cumplimiento para ex primer ministro Villepin

Mundo

El ex primer ministro francés Dominique de Villepin acusó al presidente Nicolás Sarkozy de haberlo colgado "de un gancho de carnicero", luego de que fiscales pidieran 18 meses de prisión en suspenso en su contra por su presunto rol en una campaña para desacreditar al jefe de Estado.

El fiscal Jean-Claude Marin pidió imponer también una multa de 45.000 euros (67.370 dólares) contra Villepin, uno de los varios acusados en este complejo juicio por calumnias e injurias que tiene en vilo al mundillo político francés desde su comienzo en 2004.

Un tribunal de París investiga desde entonces quien estuvo detrás de una presunta campaña para mancillar el nombre de Sarkozy cuando este era todavía un ministro en ascenso que competía con Villepin para suceder al presidente Jacques Chirac en el máximo cargo de la República.

Sarkozy dice que la campaña tuvo por fin frustrar su finalmente exitosa candidatura presidencial en las elecciones de 2007, y presentó una demanda contra Villepin por considerar que el ex canciller fue el "principal instigador" de la operación política.

El fiscal concluyó que aunque Villepin no participó deliberadamente de ninguna campaña para difamar a Sarkozy con documentación falsa, no tomó medidas para frenar la conspiración y se convirtió entonces en "cómplice mediante el silencio".

Villepin, que en 2004 era también un influyente ministro, afirma que nunca maquinó nada contra Sarkozy y que el presidente utiliza el caso para sacar rédito político.

Villepin dijo a periodistas que los argumentos del fiscal no reflejan "la realidad de lo que pasó", según informó la agencia de noticias Europa Press.

"Nicolás Sarkozy prometió colgarme de un gancho de carnicero, y veo que cumplió su promesa", dijo Villepin, reiterando una frase ya célebre en este escándalo que la prensa atribuye al presidente. Sarkozy es uno de los 40 demandantes en el juicio.

El pedido del fiscal contra Villepin es menor que la pena máxima de cinco años de cárcel contemplada para los cargos que enfrenta el ex premier, que son los de complicidad en calumnias y uso de documentos falsos y abuso de confianza.

El caso estalló con la difusión de una misteriosa lista de personas que tenían cuentas secretas en una financiera de Luxemburgo llamada Clearstream, entre las que figuraban Sarkozy y otros políticos franceses de primera línea.

Las cuentas fueron abiertas supuestamente para guardar sobornos de una venta de armas a Taiwan en 1991, además de otros dineros mal habidos.

Villepin recibió la lista y le pidió a un general retirado que la investigara. La lista resultó ser falsa, pero para cuando se supo ya había circulado por círculos políticos y legales y en todos los medios.

Dejá tu comentario