Gran Bretaña inició el retiro de tropas de Irak

Mundo

Las tropas británicas empezaron oficialmente su retirada de Irak con una ceremonia celebrada en Basora (sur), donde arriaron la bandera del regimiento de los Royal Marines, seis años después de la invasión de ese país liderada por Estados Unidos.

La ceremonia comenzó en el aeropuerto de Basora, donde están presentes 4.100 soldados británicos.

La bandera de la división sudeste de la Fuerza Multinacional, con los colores de los Royal Marines de Su Majestad, fue arriada en presencia de oficiales británicos, iraquíes y estadounidenses, entre éstos últimos el comandante en jefe de la Fuerza Multinacional en Irak, el general Ray Odierno.

En la base de Basora flamea la bandera de la X División de Montaña del ejército de Estados Unidos, que tomó el relevo hasta su retirada definitiva de Irak a fines de 2011.

"Es el principio de la salida de las fuerzas de la coalición, de la cual es integrante Gran Bretaña", declaró un oficial británico antes de la ceremonia.

"Aunque es el principio de la retirada, todavía tenemos trabajo y seguiremos trabajando hasta la partida del último soldado británico", agregó.

Gran Bretaña, entonces dirigida por el primer ministro Tony Blair, fue un aliado clave del gobierno estadounidense dirigido por George W. Bush durante la invasión de Irak en marzo de 2003.

Con 46.000 soldados desplegados en Irak entre marzo y abril de 2003, el contingente británico es el segundo en importancia luego del de Estados Unidos.
Un total de 179 soldados británicos murieron en Irak.

El primer paso se produjo con la transferencia de poderes del general británico Andy Salmon al responsable de la que se conocerá como División Multinacional Sur, el norteamericano Michael Oates. El traspaso de autoridad se produjo en una ceremonia de entrega que llevó al intercambio de los banderines de cada país y en la que el jefe de Defensa, Jock Stirrup, elogió la labor de quienes sirvieron en estos seis años de misión.

Hasta el 31 de mayo dejarán el país la mayoría de los 4.000 hombres, ya que 400 permanecerán dos meses más para concluir con las labores de entrenamiento de las fuerzas iraquíes. "Esta ocasión es sobre el incontable número de jóvenes que se han unido aquí con dedicación, compromiso y coraje durante este tan largo período de tiempo", declaró el jefe áereo británico.

No obstante, en adelante las responsabilidades de Estados Unidos variarán respecto a las desempeñadas por Reino Unido, ya que se centrarán en el entrenamiento de la policía y en mantener abiertas las rutas de suministro entre el sur de Irak y la capital, Bagdad. Además, las fuerzas norteamericanas han reducido también su presencia, si bien el grueso no abandonará el país hasta finales de 2011, según anunció el presidente, Barack Obama.

Dejá tu comentario