Grave atentado de ETA contra cuartel donde dormían 5 niños. Murió un guardia civil

Mundo

El grupo armado separatista vasco ETA pretendía "provocar una masacre" con el atentado frente a la casa cuartel de Legutiano, en Vitoria, en el País Vasco, afirmó hoy el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"ETA ha dado un paso más para distanciarse con este atentado malvado por la naturaleza indiscriminada y los niños a los que podía haber matado. Ha fracasado en su atentado porque estaba pensando en provocar una masacre, aunque ha matado a una persona inocente", dijo el ministro.

Rubalcaba se preguntó, además, si "¿Habrá alguien tan mal nacido que pueda justificar que se ponga una bomba delante de un sitio en el que duermen cinco niños?".

En la casa cuartel atacada presuntamente por ETA esta madrugada se encontraban 29 personas, casi todas durmiendo, entre ellas cinco niños.

El agente fallecido, Juan Manuel Piñuel, estaba de guardia en la garita y en comunicación con la central, para alertar sobre la presencia de la furgoneta estacionada fuera de la casa cuartel, cuando se produjo la explosión.

Eso hace pensar a los investigadores que los agresores activaron la cuenta regresiva para la deflagración con el tiempo justo para huir y que usaron dos furgonetas, una para la explosión y otras para la fuga.

"Este tipo de atentados no nos asusta. Hoy tenemos un aliciente más para perseguir a los asesinos de Juan Manuel", subrayó Rubalcaba. Uno de los cuatro agentes heridos, todos fuera de peligro, está siendo intervenido quirúrgicamente, apuntó el ministro.

La policía, dijo Rubalcaba, esta investigando el tipo y la cantidad de explosivos utilizados, que podría alcanzar los 100 kilos, según fuentes de la investigación.

Los agentes podrán obtener huellas de los autores del atentado en el vehículo que utilizaron para huir pues, por un desperfecto en el dispositivo, no explotó como pretendían los atacantes para destruir pruebas tras haberlo abandonado.

ETA atentó en 2008 contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Calahorra (La Rioja), en marzo pasado, sin causar víctimas mortales, así como contra sedes judiciales, policiales y de los socialistas vascos en el País Vasco, y asesinó al ex concejal socialista vasco Isaías Carrasco en Mondragón el pasado 7 de marzo, dos días antes de las elecciones generales.

El "modus operandi" del atentado, "parecido", según Rubalcaba, al que empleó ETA en agosto pasado contra una casa cuartel de Durango, en Vizcaya, causando heridos leves.

Rubalcaba agregó que la capacidad de infraestructura de los agresores, para ocultar el vehículo durante un mes -fue robado en abril en Vizcaya- hace pensar a la policía que el atentado podría haber sido perpetrado por la célula armada "comando Vizcaya".

El jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, así como el líder de la oposición, Mariano Rajoy, se desplazarán a la capilla ardiente del agente asesinado, que se instalará en Vitoria.

Dejá tu comentario