Afirman que el oleoducto Colonial cedió y pagó u$s5 millones a hackers

Mundo

Así lo afirmaron medios de prensa. Los ciberpiratas del grupo DarkSide habían paralizado sus actividades, complicado el flujo de nafta en medio país y disparado los precios.

Washington - La compañía que opera el Colonial Pipeline, el mayor oleoducto de Estados Unidos, pagó un rescate de casi 5 millones de dólares a los piratas informáticos de presunto origen ruso autores del ciberataque que obligó a la empresa a suspender sus operaciones y que provocó un desabastecimiento de combustibles en buena parte del país, dijeron ayer medios de prensa.

En contraste con la versión de los últimos días, según la cual la empresa no tenía intención de pagar para restablecer el funcionamiento del oleoducto, medios como Bloomberg señalaron que la firma finalmente cedió a las exigencias de los piratas informáticos en criptomoneda -por lo tanto imposible de rastrear- en las horas después del ataque, circunstancia que pone de relieve la inmensa presión que sufrió el operador para garantizar el flujo de combustible de los automóviles y aviones en la costa este, la más poblada.

Una vez recibido el dinero, los hackers proporcionaron a la empresa las herramientas informáticas para restaurar la red de sus computadoras. Sin embargo, las mismas fueron lentas, al punto que Colonial Pipeline tuvo que seguir usando sus copias de seguridad para restaurar el sistema.

El FBI atribuyó el ataque, que afectó a los suministros de al menos cuatro estados -Florida, Georgia, Carolina del Norte y Virginia-, al grupo de hackers DarkSide, que, según afirmó el pasado lunes el presidente, Joe Biden, actuó desde Rusia. Moscú, por su parte, rechazó cualquier implicación en lo

ocurrido.

Ese oleoducto tiene su sede en Alpharetta, estado Georgia, y es uno de los más largos de los Estados Unidos. Tiene una capacidad de transporte del equivalente a tres millones de barriles de combustible por día a través de 8.850 kilómetros que van de Houston, Texas, hasta Nueva York.

Tras varias días de creciente desabastecimiento de nafta, la situación en las estaciones de servicio comenzó a mejorar ayer lentamente.

“Colonial Pipeline hizo progresos sustanciales en la vuelta a operaciones de la red de oleoductos y podemos decir que la entrega de productos comenzó en la mayoría de los mercados que atendemos”, indicó ayer la compañía en un comunicado.

Sin embargo, la normalización del suministro podría tomar “varias semanas”, según Patrick De Hann, analista del sitio especializado GasBuddy.

Tras este incidente el precio de la nafta en estaciones de servicio subió por encima de los 3 dólares el galón (3,8 litros) por primera vez desde 2014, según la asociación automotriz AAA.

Temas

Dejá tu comentario