22 de abril 2008 - 00:00

Hillary juega todo hoy en Pensilvania

Hillary y Bill Clinton se rodearon ayer de simpatizantes en Pittsburg, Pensilvania, buscando dar un aura de fortaleza a la candidatura presidencial de la ex primera dama.
Hillary y Bill Clinton se rodearon ayer de simpatizantes en Pittsburg, Pensilvania, buscando dar un aura de fortaleza a la candidatura presidencial de la ex primera dama.
Washington (EFE, AFP, DPA) - Los aspirantes presidenciales demócratas Hillary Clinton y Barack Obama se lanzaron ayer con toda la artillería para intentar arañar los últimos votos antes de las cruciales primarias de hoy en Pensilvania.

Los votantes de Pensilvania, donde están en juego 158 delegados, recibieron en los últimos días una auténtica oleada de anuncios, llamadas telefónicas programadas y propaganda electoral por correo. Eso sin contar las decenas de comparecencias públicas que los aspirantes realizaron por todo el estado.

En las encuestas, Hillary cuenta con una cierta ventaja, entre cinco y diez puntos porcentuales, muy por debajo de los veinte que le sacaba a Obama hace apenas mes y medio. Pero en lo que a gastos se refiere, Obama lleva ventaja. Según los datos oficiales difundidos este fin de semana por la Comisión Electoral Central, el senador por Illinois tiene en el banco 42 millones de dólares para gastar en lo que queda de campaña. Clinton cuenta con 9 millones de dólares y deudas de 10,3 millones.

Ambos endurecieron sus mensajes en los últimos días. En una entrevista concedida al periódico «The Philadelphia Inquirer», Hillary insistió ayer en que es la aspirante demócrata con más posibilidades de derrotar al candidato republicano, John McCain.

  • Acusación

    Obama «podría resultar elegido pero yo seré elegida», afirmó la senadora, que acusó a su rival de «hacer lo que hacen los candidatos desesperados al final de una campaña».

    Por su parte, Obama también arremetió contra lo que consideró tácticas agresivas de su rival. «Su argumento básico es que la política dirigida por los intereses especiales, en la que vale decir cualquier cosa y hacer cualquier cosa, atacar y agredir, es lo que hay... La senadora Clinton ha hecho suyas muchas de las estrategias y de las tácticas que hicieron de Washington un lugar tan desagradable», declaró.

    El senador por Illinois basó su campaña en lograr una fuerte ventaja en Filadelfia, donde se ve favorecido por una mayoría de población negra. Clinton, por su parte, espera obtener sus mejores resultados en zonas rurales y más conservadoras del estado, además del 30% de hispanos en condiciones de votar.

    Hasta el momento, Obama aventaja a su rival demócrata en número de delegados electos, 1.644 de los 2.025 necesarios para conseguir la candidatura oficial de su partido, frente a los 1.498 de Clinton, según los datos de la cadena de televisión CNN.

    En «superdelegados» -funcionarios y notables del partido, que votan en la convención de agosto al candidato que prefieren-, Clinton cuenta con una mínima ventaja, 248 frente a los 246 de Obama, apunta la cadena.

    Dado que es muy difícil que alguno de los dos aspirantes consiga los 2.025 delegados requeridos, corresponderá a todas luces a los «superdelegados» el papel de dar el apoyo definitivo a uno de los dos rivales. Pero por ello, Hillary deberá reducir sí o sí su desventaja en delegados regulares en este tramo final de las primarias.

    En una entrevista concedida a la emisora de radio «KDKA», de Pittsburgh, Obama indicó que «no estoy vaticinando una victoria. Lo que vaticino es que va a ser algo muy reñido y sacaremos un resultado mucho mejor de lo que la gente espera».

    Obama es favorito para las próximas contiendas en Carolina del Norte e Indiana.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar