El Congreso de EEUU lanza una batería de sanciones por la represión en Hong Kong

Mundo

Apoyada por republicanos y demócratas, penaliza a quienes aplican la ley de seguridad nacional y a bancos que colaboran con Pekín. China prometió represalias.

El Congreso de Estados Unidos aprobó el jueves una ley que penaliza a los funcionarios chinos que aplican las nuevas reglas de seguridad nacional contra Hong Kong, así como a los bancos que cooperan para infringir la autonomía de la excolonia británica.

El presidente Donald Trump debe promulgar la norma para que entre en vigor, pero la Casa Blanca no indicó si tiene la intención de hacerlo o de vetarla. China amenazó con "fuertes contramedidas" si la iniciativa se convierte en ley.

El Senado, de mayoría republicana, adoptó el texto por unanimidad, como ya lo había hecho el miércoles la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas.

El senador demócrata Chris Van Hollen, impulsor del proyecto de ley, subrayó en el hemiciclo "la urgencia" de la situación en Hong Kong, instando al gobierno de Estados Unidos a promulgarla "de inmediato".

Para el republicano Pat Toomey, coautor del texto, la ley envía "el mensaje de que Estados Unidos y el mundo libre ya no quieren ignorar los peores actos" de China.

La llamada "Ley de Autonomía de Hong Kong" va un paso más allá de una ley estadounidense de sanciones el año pasado, que Trump firmó a pesar de las protestas del gobierno de Xi Jinping.

La nueva legislación apunta a funcionarios chinos y a la policía de Hong Kong, volviendo obligatorias las sanciones estadounidenses en su contra si están señalados de restringir las libertades en el enclave.

Además, la ley penaliza a los bancos, incluido el bloqueo de préstamos de instituciones estadounidenses, si realizan "transacciones significativas" con personas identificadas como infractoras de la autonomía en ese importante centro financiero mundial.

China, en la Declaración Conjunta con Reino Unido antes de recuperar Hong Kong en 1997, prometió preservar la autonomía judicial y legislativa de la ciudad hasta al menos 2047, en lo que se denominó "un país, dos sistemas".

Pero los críticos dicen que la ley de seguridad nacional promulgada el martes por el presidente chino Xi incumple esas promesas, al permitir a agentes de seguridad de China operar abiertamente en Hong Kong por primera vez.

Pekín asegura que la ley restaurará la estabilidad después de un año de multitudinarias manifestaciones prodemocracia y no acabará con las libertades de Hong Kong.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario