Irak: más de 50 muertos y 70 heridos en atentado suicida y ofensiva estadounidense

Mundo

Doce muertos y 70 heridos provocó un atentado suicida perpetrado este jueves con un camión cisterna contra un edificio administrativo local y cuartel general de la policía iraquí cerca de Kirkuk, al norte de Bagdad. Entre las víctimas figuran varios policías y miembros del concejo.

Por otra parte, al menos 41 insurgentes fueron muertos en las posiciones de Al Qaeda al noreste de Bagdad, donde las fuerzas estadounidenses e iraquíes apoyadas por helicópteros intensificaron una importante ofensiva lanzada el martes.

En el atentado perpetrado en Suleiman Beg, localidad a 90 km al norte de la ciudad petrolera de Kirkuk, "varios miembros del consejo local y varios policías, incluyendo el jefe del cuartel, figuran entre los heridos", afirmó el coronel de la policía Abas Mohamed Amin.

Además de la sede policial, en el edificio golpeado por el atentado funcionaban dos administraciones locales. En la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, "las fuerzas aliadas comenzaron a eliminar agentes de Al Qaeda y sus recursos", declaró el general de brigada estadounidense Mick Bednarek, en el tercer día de la operación en la que participan unos 7.500 soldados norteamericanos y 2.500 militares y policías iraquíes.

Cuatro sospechosos que instalaban artefactos explosivos a orillas de una carretera -- causa de importantes pérdidas militares estadounidenses en Irak --fueron muertos en un ataque aéreo.

"Los ciudadanos de Diyala ya han expresado sus deseos de liberar esta provincia de la presencia de Al Qaeda y de todos los que quieren obstaculizar el progreso", destacó el general en un comunicado.

Diyala, una provincia a imagen y semejanza de Irak y donde viven sunitas, chiitas y kurdos, es escenario de violencia confesionales cotidianas.

La rama iraquí de Al Qaeda está bien implantada y las pérdidas infligidas en particular a los soldados estadounidenses se han acentuado desde hace unos meses.

Numerosos insurgentes se han replegado a esta provincia desde el inicio de un plan de seguridad de Bagdad a mediados de febrero, con el despliegue de refuerzos suplementarios en la capital iraquí.

Estados Unidos teme que Al Qaeda lance una gran "ofensiva a su manera", en respuesta a la de las fuerzas estadounidenses e iraquíes en Diyala, declaró al Times desde Bagdad, el general David Petraeus, comandante de las fuerzas norteamericanas en Irak.

El militar citó en ejemplo la explosión de un camión bomba cerca de una mezquita chiita el martes en Bagdad, el atentado más sangriento desde hace dos meses en la capital iraquí, que dejó 87 muertos y 242 heridos.

El jueves, al menos tres obuses de mortero cayeron en la zona verde, sector ultraprotegido en el centro de la capital iraquí donde se encuentran los principales ministerios iraquíes y la embajada de Estados Unidos.

Por otra parte, dos soldados estadounidenses fueron muertos el miércoles al estallar un artefacto explosivo junto a su vehículo al suroeste de Bagdad, anunció el ejército el jueves.

Estas bajas hacen llegar a 47 el número de soldados norteamericanos muertos desde comienzos de junio en Irak y a 3.524 los militares o asimilados estadounidenses muertos en el país desde la invasión en marzo de 2003.

Dejá tu comentario