Irán se comprometió a cooperar para restablecer en orden en Irak

Mundo

La estabilidad en Irak es clave para la región, dijo el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, al reunirse hoy en Teherán con el premier iraquí, Nouri Al Maliki, a quien aseguró que cooperará para restablecer la seguridad en el país ocupado, donde al menos 27 personas murieron en diversos atentados.

"Irán dará su ayuda para establecer completamente la seguridad en Irak, porque la seguridad de Irak coincide con la seguridad de Irán", dijo Ahmadinejad tras su encuentro con Al Maliki en Teherán.

Al Maliki, quien arribó hoy a la república islámica para una visita de dos días, tiene previsto una reunión con el jefe religioso supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei.

En tanto, 27 personas murieron hoy en una serie de atentados en Irak, nueve de ellos en Bagdad, informaron las fuerzas de seguridad de ese país.

Por otra parte, el comandante de los marines, el general mayor Richard Zilmer, negó hoy que sus tropas hayan perdido el control de la provincia de al Anbar, bastión de la resistencia sunnita, desmintiendo una versión publicada ayer en el diario estadounidense Washington Post, que citaba un reporte secreto de un alto oficial de inteligencia de los marines.

Según el alto oficial, el reporte -que hace referencia a un vacío de poder, aprovechado por la red Al Qaeda- está centrado "sobre las causas de la insurrección" y no repara en "los efectos positivos que la coalición y las fuerzas iraquíes han conseguido en materia de seguridad".

Durante el encuentro en la capital iraní, el primer ministro iraquí y Ahmadinejad subrayaron hoy los "lazos históricos" entre ambos países, en una rueda de prensa conjunta.

El presidente iraní dijo que para Teherán es importante "el desarrollo, la independencia y la integridad territorial de Irak" y la fortaleza del gobierno de Bagdad.

"Un Irak unido, independiente y fuerte está en el interés de la seguridad y el desarrollo de la región", manifestó.

Irán sostiene que la violencia en Irak es producto de la permanencia en ese país de las fuerzas de ocupación que encabeza Estados Unidos, pero Washington atribuye a Teherán incidencia en esas acciones.

Hace algunos meses las fuerzas estadounidenses y británicas en Irak afirmaron que dispositivos explosivos de alto potencial usados en atentados contra sus soldados provenían de Irán.

Otro motivo de tensión entre Teherán y Washington es el vínculo entre algunos religiosos iraníes y el líder chiita iraquí Moqtada al Sadr, jefe del ejército del Mahdi.

Sin embargo, el general Mark Kimmitt, uno de los comandantes del Comando Central Angloestadounidense en Irak (CENTCOM), dijo hoy en Washington que la presencia de las tropas de Estados Unidos en Irak "es sin duda una fuente de irritación" y que el Pentágono "está convencido de la necesidad de remover, a largo plazo, este factor irritante".

Por su parte, el vocero del ejecutivo iraquí, Ali Al Dabbagh, dijo en horas previas a la visita de al Maliki a Irán que éste habría pedido a dirigentes iraníes que detengan las "interferencias" en los asuntos internos de Irak.

"Sabemos -subrayó al Dabbagh a la prensa iraquí- que la violencia en Irak es alimentada y financiada por otros grupos y países (...) nos gustaría que los países limítrofes colaboraran para impedir que sucedan esas cosas en nuestro país".

Los máximos dirigentes iraníes, entre ellos Ahmadinejad, insisten en que la principal causa de la violencia en Irak es la presencia de tropas estadounidenses y británicas, por ello piden el retiro militar inmediato.

Hace algunos días, durante una conferencia de prensa, el presidente iraní afirmó que las divisiones entre chiítas, sunnitas y kurdos son una "invención" del gobierno estadounidense para mantener sus fuerzas militares en Irak.

Hoy, tras su encuentro con el premier iraquí, Ahmadinejad afirmó que a partir de la colaboración entre Irán e Irak "los huéspedes no invitados dejarán la región".

En tanto, otra jornada violenta tuvo lugar hoy en Irak, en la que 27 personas perdieron la vida.

Seis personas murieron y 15 resultaron heridas hoy por la explosión de un coche bomba frente a un restaurante en el barrio de Mansur, en Bagdad, informaron fuentes de la seguridad.

La misma fuente informó que en la capital iraquí, dos personas perdieron la vida, entre ellas un policía, y siete fueron heridas por la explosión de una bomba en las cercanías de la Facultad de Tecnología.

En la misma ciudad, otro policía murió y 10 personas resultaron heridas en un ataque armado, informó una fuente de la seguridad.

Otro agente fue asesinado por hombres armados mientras salía de su casa en el barrio de Amel, oeste de Bagdad.

En Moqdadiya, 100 kilómetros al noreste de Bagdad, la explosión de una bomba mató a cuatro transeúntes e hirió a otros 24, mientras en otro atentado explosivo murió el jefe de la policía local, el general Ali Hussein al-Jubur.

Por otro lado, siete personas murieron esta mañana durante un ataque de hombres armados contra una mezquita chiita en Khan Bani Saad, al sur de Baquba, informaron fuentes locales.

Las fuerzas de seguridad anunciaron, además, que hallaron los cuerpos de seis personas no identificadas que murieron tras ser golpeadas: dos en Bagdad, dos en la norteña provincia de Salaheddin y tres en Diyala.

Dejá tu comentario