La intransigencia de Irán reactiva todos los reparos sobre su programa nuclear

Mundo

Teherán protagonizó un nuevo cruce con la OIEA, el organismo mundial de control. Israel advirtió que "cruzó todas las líneas rojas".

Irán tildó este lunes de "inexacto" el informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que apunta que los inspectores de la ONU no pudieron acceder a unas instalaciones nucleares iraníes, afirmando que el acuerdo de vigilancia del programa no "atañe" a ese sitio.

La agencia de la ONU indicó el domingo, en un comunicado, que le habían negado un acceso "indispensable" a un taller de fabricación de componentes de centrifugadoras situado en Karaj, cerca de Teherán.

"Durante unas discusiones en Teherán y en Viena, Irán indicó que [el acuerdo] sobre el mantenimiento no atañe a los equipos vinculados al complejo Tessa Karaj", escribió en Twitter el embajador de Irán ante el OIEA, Kazem Gharibabadi, afirmando que esas instalaciones son "objeto de investigaciones judiciales y de seguridad".

El 23 de junio, Irán afirmó que había desbaratado una operación de "sabotaje" contra un edificio de su organización de la energía atómica "en los alrededores de Karaj" y que se había abierto una investigación.

El 12 de septiembre, el OIEA cerró un acuerdo con Irán sobre el mantenimiento de los equipos de vigilancia de su programa. Ese pacto fue sellado con el nuevo gobierno iraní, liderado por el conservador Ebrahim Raisi, crítico de las concesiones que su antecesor, el moderado Hasán Rohaní, hizo a las potencias en razón del acuerdo de Viena.

"El informe del 26 de septiembre [del OIEA] es inexacto y excede los términos acordados", consideró Gharibabadi.

Sobre los nuevos avances del programa iraní, el nuevo primer ministro de Israel, Naftali Bennett, aseguró en la Asamblea General de la ONU que el Estado hebreo "no permitirá" que Teherán se dote del arma nuclear.

"El programa nuclear iraní alcanzó un punto de inflexión, al igual que nuestra tolerancia", declaró Bennett en la tribuna del foro multilateral, al estimar que Irán "infringió todas las líneas rojas" en este dossier sensible.

En su informe, el director general del OIEA, el argentino Rafael Grossi, explicó a los Estados miembros que Irán había permitido, no obstante, que los inspectores visitaran el resto de instalaciones, entre el 20 y el 22 de septiembre.

El último informe del OIEA llega en medio de unas negociaciones estancadas para reavivar el acuerdo sobre el programa nuclear iraní de 2015, alcanzado entre las grandes potencias y Teherán y rotó con la retirada unilateral de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump.

El pacto ofrece a Teherán el fin de una parte de las sanciones internacionales a cambio de que el país prometa seriamente que no pretende dotarse del arma atómica y reduzca de forma drástica su programa nuclear, bajo control de la ONU.

Temas

Dejá tu comentario