El Papa le envió un mensaje de pésame a Isabel II por la muerte del príncipe Felipe

Mundo

Francisco resaltó su "compromiso por la educación". Casas Reales, gobiernos, políticos y figuras destacadas de todo el mundo enviaron sus condolencias a la familia real británica.

El papa Francisco envió un mensaje de pésame a la reina Isabel II del Reino Unido por la muerte de su esposo, el príncipe Felipe, del que resaltó su servicio público y "su compromiso por la educación".

El Pontífice, en una misiva dirigida a la monarca, destacó "la dedicación del príncipe Felipe al matrimonio y a la familia, su eminente historia de servicio público y su compromiso por la educación y el progreso de las generaciones futuras".

"Para usted y sobre todos los que lloran la muerte en la esperanza cierta de la Resurrección, invoco las bendiciones del Señor de consuelo y paz", agregó Francisco dirigiéndose a Isabel II, que también es líder de la Iglesia de Inglaterra.

Casas Reales, gobiernos, políticos y figuras destacadas de todo el mundo enviaron sus condolencias a la familia real británica por la muerte del duque de Edimburgo a los 99 años.

En las últimas horas, además del papa Francisco, se sumó el presidente chino Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan, que enviaron un telegrama de "sinceras condolencias", informó la cadena CCTV.

También envió su pésame el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, que expresó sus "profundas condolencias a la casa real de Gran Bretaña, su Gobierno y su pueblo", comunicó la cadena NHK.

El premier señaló que el príncipe Felipe, que viajó siete veces a Japón, "no solo fortaleció aún más las relaciones entre la casa imperial japonesa y la familia real británica, sino también hizo una gran contribución a la profundización del entendimiento entre los pueblos japonés y británico".

Homenajes

Salvas de cañón saludaron este sábado la memoria del príncipe Felipe en todo el Reino Unido, un día después de la muerte del marido de la reina Isabel II que perdió a su más fiel "apoyo".

Desde la Torre de Londres, a orillas del Támesis, los castillos de Edimburgo, Belfast, Gibraltar o los barcos de la Royal Navy, donde sirvió durante la Segunda Guerra Mundial, resonó el retumbar de los cañones.

Esta salva, la primera de una serie de 41 previstas (una por minuto), rindió homenaje al patriarca de la familia real británica, nacido en Corfú como príncipe de Grecia y Dinamarca y que tuvo una infancia errante por toda Europa.

A dos meses de cumplir 100 años, el duque de Edimburgo murió "apaciblemente" en el castillo de Windsor, en el oeste de Londres, el viernes por la mañana.

La reina, que cumplirá 95 años el 21 de abril, manifestó su "profunda tristeza" por la pérdida del que fue su esposo durante más de 70 años y el padre de sus cuatro hijos (Carlos, Ana, Andrés y Eduardo).

Conocido por decir lo que pensaba, el príncipe Felipe llamaba la atención por sus comentarios provocadores, a veces teñidos de racismo o sexismo.

Pero los británicos también recuerdan su incansable devoción por la monarquía, a la que contribuyó a modernizar y humanizar, y su presencia, en segundo plano pero indefectible, al lado de la soberana.

El viernes por la noche, la campanas de la abadía de Westminster, donde se casó en 1947, tañeron 99 veces, una por minuto, en homenaje al príncipe de 99 años.

En los encuentros de la Premier League de fútbol se hará un minuto de silencio.

El Palacio de Buckingham no anunció los detalles de su funeral. Se sabe, sin embargo, que de acuerdo con sus deseos de simplicidad, y debido a la pandemia que ha golpeado duramente al Reino Unido, no será un funeral de Estado.

Sus restos mortales reposarán en el castillo de Windsor antes de un funeral en la capilla de San Jorge.

Dejá tu comentario