Italia pelea y busca blindarse

Mundo

Roma (EFE) - El gobierno italiano pugna por endurecer la lucha preventiva contra la amenaza terrorista con el uso de la normativa vigente antimafia, mientras avanza el debate sobre la conveniencia de aprobar leyes especiales.

Fuera del coro general, en una declaración pública realizada el sábado a la noche, la Liga Norte ha vuelto a hacer propuestas maximalistas, como la de declarar el estado de guerra o crear un ministerio antiterrorista, que han sido duramente criticadas tanto por sus adversarios como por sus aliados.

La puesta en marcha de leyes excepcionales fue planteada en la reunión de urgencia del Comité Nacional de Orden Público y Seguridad, celebrada tras los atentados de Londres y en medio del temor generalizado de que Italia sea el siguiente objetivo del terrorismo islámico por su presencia militar en Irak.

Con estas medidas, los responsables de la seguridad pública italiana pretenden que
se aceleren las expulsiones de extranjeros sospechosos y se faciliten las investigaciones policiales con procedimientos extraordinarios, como escuchas preventivas o controles de grupos con sistemas tecnológicos avanzados.

La idea de poner en marcha leyes y medidas especiales la ha hecho suya el ministro del Interior,
Giuseppe Pisanu, quien defiende que se usen para luchar contra el terrorismo algunas medidas que rigen en el país para combatir el fenómeno mafioso.

Entre las hipótesis que se barajan en esa dirección, según publicó ayer el rotativo «
Corriere della Sera», figura la facultad de efectuar secuestros preventivos de bienes de quien se sospecha que pueda financiar actividades terroristas.

Esa iniciativa no se circunscribe sólo a organizaciones criminales, sino también a pequeños centros comerciales, como locutorios telefónicos, carnicerías u oficinas de cambio de moneda, regenteadas en muchos casos por ciudadanos de origen árabe.

También se baraja en este paquete de medidas la posibilidad de conceder permisos de residencia con fines de investigación, para que los beneficiarios colaboren con información de las comunidades donde podrían esconderse activistas radicales.

El plan del gobierno italiano para hacer frente a la nueva emergencia terrorista lo expondrá mañana en el Parlamento el ministro Pisanu y allí se verá el respaldo con el que cuenta para modificar la legislación.

De entrada, desde la oposición de centroizquierda
ya se han levantado las primeras voces contra la promulgación de eventuales leyes especiales, como la del ex primer ministro Giuliano Amato, que considera que se debe apostar por una «estrategia más compleja».

Las críticas ha sido unánimes a la hora de valorar las peculiares propuestas de la
Liga Norte, hechas por el ministro de las Reformas, Roberto Calderoli, para que se declare el estado de guerra al amparo del artículo 78 de la Constitución y se den plenos poderes al gobierno.

La propuesta ha sido calificada de «extravagante» por sus socios gubernamentales de
Forza Italia, el partido del primer ministro, Silvio Berlusconi, de la misma manera que la iniciativa paralela lanzada por el periódico de la Liga, «La Padania», de crear un «ministerio del antiterrorismo».

Dejá tu comentario