18 de noviembre 2013 - 22:12

Kerry: "La era de la Doctrina Monroe ha terminado"

John Kerry
John Kerry
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró el fin definitivo de la política intervencionista de Washington en América Latina y afirmó que Estados Unidos busca una relación de iguales y de "responsabilidades compartidas" con sus vecinos de la región.

"La era de la Doctrina Monroe terminó", afirmó Kerry sobre la denostada política intervencionista de Washington en las Américas, durante su primer gran discurso sobre América Latina desde que asumió la diplomacia estadounidense en febrero, que pronunció en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington.

"La relación que buscamos y por la que hemos trabajado duro no es una declaración de Estados Unidos sobre cuándo y cómo intervendrá en los asuntos de otros Estados americanos, sino de que todos nos veamos como iguales, compartiendo responsabilidades, cooperando en temas de seguridad (...) y actuando como socios para avanzar los valores e intereses que compartimos", aseveró Kerry.

Pese a subrayar una y otra vez el fin de la política intervencionista en América Latina, Kerry dejó claro que ello no implica dejar de seguir manifestando las "inquietudes" de Washington y otras capitales hemisféricas en casos de falencias democráticas como el "reciente debilitamiento de las instituciones democráticas" en Venezuela o la necesidad de reformas políticas "más amplias" en la todavía "autoritaria" Cuba, dijo.

"En un hemisferio donde los ciudadanos tienen en todas partes el derecho de elegir a sus líderes, los cubanos son los únicos que no lo tienen. En un hemisferio donde la gente puede criticar a sus líderes sin miedo a ser arrestados o a sufrir violencia, los cubanos siguen sin poder hacerlo", enumeró.

"Ansiamos el día, y esperamos que llegue pronto, en que el gobierno cubano asuma una agenda política de reformas más amplia que le permita a sus ciudadanos determinar libremente su propio futuro", sostuvo Kerry y pidió apoyo de la región para reclamar estos cambios.

"Esperamos mostrarnos unidos ante esta aspiración porque en cada país, incluido Estados Unidos, cada día que no presionamos por las libertades personales y un gobierno representativo, nos arriesgamos a dar un paso atrás, algo que ninguno de nosotros podemos aceptar", advirtió.

"La democracia no es el destino final, es un viaje sin fin", subrayó Kerry en este sentido. "Y cada día, todos nosotros debemos renovar nuestra decisión de hacerla avanzar", agregó.

"La separación de poderes sirve de poco si las instituciones independientes no pueden pedir responsabilidades a los poderosos y las leyes que garantizan la libertad de prensa, de expresión o religión sirven de poco si no son implementadas", insistió.

Más allá de los casos concretos, Kerry consideró que, alcanzado ampliamente en las Américas el objetivo de tener gobiernos democráticos, el próximo paso es lograr trabajar de forma conjunta para afrontar retos comunes como el "verdadero desafío" del Siglo XXI en la región: "Cómo usamos nuestros gobiernos democráticos para proporcionar desarrollo, superar la pobreza y mejorar la inclusión social".

Clave para ello, según Kerry, es promover entre otros la educación, pero también combatir de manera conjunta desafíos no menos comunes como el cambio climático que amenaza a toda la región y que calificó como "el desafío de una generación o incluso el desafío del siglo" o más allá.

"El cambio climático es real. Está pasando y si no realizamos suficientes acciones como socios, seguirá amenazando no solamente nuestro medioambiente y nuestras comunidades sino (...) que amenazará potencialmente todo nuestro modo de vida", alertó.

"El desafío del cambio climático nos va a costar mucho más por su impacto negativo que por las inversiones que debemos hacer hoy para poder afrontarlo", insistió Kerry, quien reconoció lo mucho que le queda al propio Estados Unidos por hacer en esta materia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar