9 de agosto 2002 - 00:00

Lanzó Uribe polémico plan antiterrorista en Colombia

El flamante presidente de Colombia, Alvaro Uribe, saluda a un grupo de militares durante una visita en el departamento de César
El flamante presidente de Colombia, Alvaro Uribe, saluda a un grupo de militares durante una visita en el departamento de César
Bogotá (AFP, DPA, Reuters) --A un día de haber asumido el cargo de presidente en medio de bombas y explosiones que causaron 21 muertes, Alvaro Uribe Vélez lanzó formalmente la polémica propuesta de incorporar un millón de informantes civiles al ejército, iniciativa a la que calificó de «irreversible, transparente y de cara a los organismos humanitarias».A esto, la guerrilla respondió desafiante que entonces, «habrá un millón más de blancos».

Uribe lanzó el primer programa en la caribeña ciudad de Valledupar, indicando que se busca, en una primera etapa, concertar con transportistas y taxistas la seguridad en calles y rutas e involucrar a 100.000 personas. «Al plan lanzado se unirán inicialmente 600 voluntarios del departamento de César», del que Valledupar es capital, indicó el jefe de Estado. Asimismo, el mandatario dijo que se creará un cuerpo de policías y soldados que apoyarán desde las zonas rurales a las tropas involucradas en la operación contrainsurgente.

Los mercados demostraron la confianza que les inspira Uribe, lo que se reflejó en un alza de 1,18 por ciento en el indicador bursátil de Bogotá y 2,25 por ciento de revalorización del peso local, que se cambiaba a 2.607 unidades por dólar.

• Irreversible

«Esta lucha contra la violencia que azota a Colombia será irreversible y permanente. Me la voy a jugar toda por este propósito. Si toca, nos vamos a hacer matar todos, pero tenemos que recuperar la paz.» dijo el mandatario, refirmando los ejes discursivos que le permitieron ganar las elecciones, tras la impresionante demostración de poderío de las FARC el miércoles, cerca del cerca del Palacio Presidencial y la sede de Congreso. «El plan es de cara a los organismos de control, las entidades humanitarias y la comunidad nacional e internacional, pero sin titubeos y con el firme propósito de defender la vida y la honra de los 42 millones de colombianos.»

En principio, voceros de la guerrilla, según medios de prensa colombianos, advirtieron que tendrán «un millón de blancos más», aunque en la página de Internet Red Resistencia, las FARC reiteraron su propuesta de reanudar el diálogo de paz con la condición de crear una nueva zona desmilitarizada en Caquetá y Putumayo, algo considerado improbable de cara a las propuestas de Uribe. El mandatario propuso en su momento reanudar los diálogos, pero sin dar lugar a nuevas zonas de despeje y con la mediación de las Naciones Unidas,
plan que ayer recibió el respaldo del secretario general de la ONU, Kofi Annan.

• Auxiliares

Marta Lucía Ramírez, ministra de Defensa, explicó en detalle que la estrategia prevé que los civiles se incorporen a las Fuerzas Armadas en calidad de auxiliares y cuenten para ello con el respectivo armamento y recursos. Asimismo, aclaró que la intención del gobierno «no es la de suministrarles armas a los civiles, salvo excepciones, sino de integrarlos y organizarlos junto a las Fuerzas Armadas».

En tanto, en otra iniciativa polémica que es el proyectado «referéndum contra la corrupción y la politiquería», que apunta a disolver el Congreso y emprender una profunda reforma política, dividió las aguas entre los legisladores de una clase política volátil y fragmentada.

«El Congreso tiene el deber de cumplirle al país y es un cuerpo renovado que va a sacar adelante al reforma», aseguró el presidente de la Cámara de Senadores, Luis Alfredo Ramos. Desde la izquierda, el ex guerrillero Antonio Navarro consideró que hay que llevar adelante una reforma para «combatir el clientelismo y la corrupción», mientras que el conservador Roberto Camacho definió la iniciativa como una «inmensa tontería».

Dejá tu comentario

Te puede interesar