Las inundaciones en Pakistán ya causaron 100 muertos y miles de evacuados

Mundo

Lahore (Pakistán) (EFE).- El Ejército paquistaní trabaja en la región suroccidental de Baluchistán para rescatar a cientos de personas y paliar las peores inundaciones de la historia, que han causado 100 muertos en la zona y han causado incluso la ruptura de un glaciar, informó ayer una fuente oficial.

Las lluvias torrenciales han llevado al Gobierno regional a solicitar más ayuda militar en las tareas de rescate en Baluchistán, donde miles de personas permanecen refugiadas en árboles y casas en terrenos sumergidos por el agua.

Hasta el momento, el Ejército ha trasladado a un lugar seguro a 10.000 personas, aunque según el portavoz Waheed Arshad, las lluvias han afectado en Baluchistán a más de 700.000 personas, y han dejado sin casa a 80.000.

En la región, el temporal continúa dificultando las labores de ayuda, entre informes de que la gente, desesperada, ha comenzado a atacar los edificios del Gobierno en el distrito de Turbat, uno de los más afectados.

"Hemos solicitado la ayuda del Ejército en el distrito de Turbat para las operaciones de rescate", dijo en una conferencia el gobernador de Baluchistán, Jam Mohammad Yousaf.

"Hay unos 100 muertos", añadió.

Yousaf informó de que las lluvias torrenciales han causado grietas en tres pantanos de los distritos de Mastung, Kalat y Naushki, con la consiguiente inundación de varios pueblos y de la autopista que une las ciudades de Qüetta (en el oeste del país) y Karachi (sur).

En la propia ciudad de Naushki, la situación es grave, dado que miles de personas han perdido sus hogares después de la ruptura del pantano de Kishingi, mientras que en el distrito de Khuzdar unas 100 personas continúan desaparecidas.

Por el momento, cinco grandes pueblos continúan sumergidos en la región, donde cientos de casas han quedado destruidas, sin que los funcionarios del Gobierno se hayan atrevido a dar una versión definitiva sobre el número total de muertos en las lluvias y a causa del ciclón Yemyin, que golpeó este martes el sur del país.

Una fuente oficial precisó que ocho distritos de Baluchistán se encuentran aislados por acción del ciclón y las lluvias, y que las comunicaciones con esas zonas se encuentran cortadas, lo cual hace que las agencias de ayuda tengan el acceso muy difícil.

Aparte de los daños causados por las inundaciones en Baluchistán, también en la Provincia de la Frontera Noroeste (en el norte del país), la fuerte lluvia causó el estallido de un glaciar, que con un sonido seco dio paso a una súbita inundación y destruyó una veintena de viviendas del distrito de Chitral, según informó el canal televisivo Geo Tv.

Aunque por el momento el estallido del glaciar, de cientos de años de antigüedad, no ha causado muertes, fuentes oficiales aseguraron que la cantidad de agua que emana de él continúa aumentando, con lo que podría arrasar los pueblos cercanos.

Un aldeano comentó que cientos de animales fueron arrastrados por la corriente, y añadió que los pueblos afectados todavía no habían recibido ayuda para reparar las líneas telefónicas y de electricidad y subsanar los daños en los cultivos.

Este viernes perdieron la vida en la misma región 21 personas debido a las inundaciones, que causaron cortes de luz, destruyeron casas y dejaron fuera de servicio la carretera que une Pakistán y Afganistán a su paso por el distrito de Khyber (en el norte de Pakistán).

El pasado fin de semana ya murieron al menos 230 personas y otras 300 resultaron heridas en Karachi, también debido al efecto de las inundaciones que está registrando Pakistán coincidiendo con la llegada del monzón al subcontinente indio.

Dejá tu comentario