López Obrador inaugura el polémico nuevo aeropuerto de Ciudad de México

Mundo

La terminal, construida por el ejército, reemplazó a otra privada casi terminada por el anterior gobierno. Pocas aerolíneas confirmaron que la utilizará y hay dudas de que pueda operar en simultáneo con el otro aeropuerto capitalino.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, inaugurará el lunes un nuevo aeropuerto que servirá a la capital, más de tres años después de desechar una terminal aérea privada de 13.000 millones de dólares que empezó a construir el gobierno anterior y que calificó como un símbolo de la corrupción.

La base militar al norte de Ciudad de México que López Obrador ha convertido en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) comenzará con solo un puñado de vuelos y sin conexión ferroviaria, que debiera estar lista el próximo año.

El aeropuerto, ubicado a unos 45 kilómetros al norte de la capital, en el contiguo Estado de México, es el primero de los principales proyectos de infraestructura de López Obrador que se lanzará y tiene como objetivo aliviar la congestión en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM).

"Realmente es bellísimo, es de los mejores aeropuertos del mundo, es una obra de primer orden de los ingenieros del Ejército", dijo López Obrador días antes de la inauguración.

La terminal se construyó a pesar de las críticas de grupos empresariales que habían respaldado el aeropuerto parcialmente construido y cancelado por López Obrador unas semanas antes de asumir el poder, en diciembre de 2018.

Luego de un polémico referéndum que promovió en octubre, el mandatario abandonó el aeropuerto inconcluso en Texcoco, a unos 30 kilómetros al este de Ciudad de México, argumentando que el proyecto estaba plagado de corrupción, era geológicamente defectuoso y demasiado costoso.

La decisión sacudió los mercados financieros y marcó la pauta para una relación a menudo conflictiva con los empresarios.

El gobierno desembolsó 1.800 millones de dólares para pagar a los tenedores de bonos de Texcoco, lo que se sumó a los costos hundidos en el aeropuerto cancelado, que el presidente calificó de "faraónico". Luego, puso al ejército mexicano a cargo de la construcción de la nueva terminal.

México está considerando posibles incentivos para alentar a las aerolíneas a trasladar sus operaciones allí desde la actual terminal capitalina, dijo este mes un alto funcionario.

Algunos críticos del AIFA han cuestionado si esa terminal y el AICM podrán operar correctamente de manera simultánea. El Gobierno insiste en que sí.

El sitio web del nuevo aeropuerto no cargaba el domingo por la noche, pero las aerolíneas locales Aeroméxico, Volaris y Viva Aerobus anunciaron que volarán, desde allí, a seis ciudades mexicanas, incluyendo Cancún. La estatal venezolana Conviasa hará lo propio desde Caracas.

La aerolínea estadounidense Delta Air Lines está analizando tener vuelos en el nuevo aeropuerto de la capital mexicana, dijo López Obrador.

Copa Airlines y Air Canadá descartaron a fines del año pasado que vayan a usar la nueva terminal.

Dejá tu comentario