Los cubanos ya no esperan a Castro

Mundo

Habana - Un año después de haber visto a Fidel Castro por última vez en público y habituados ya a su prolongada ausencia, los cubanos casi dan por sentado que el presidente faltará mañana al acto de celebración nacional del 26 de julio, pero dejan, sin embargo, un resquicio a la sorpresa.

«Olvídalo, no va a salir», dijo tajante un joven que jugaba dominó en una calle del popular barrio del Cerro. Menos contundente, su pareja de juego coincidió: «Yo ya perdí las esperanzas».

Los cubanos, que no ven a Castro desde los dos actos del 26 de julio de 2006 en Bayamo y Holguín (750 km de La Habana), creyeron que reaparecería, de nuevo en uniforme verde oliva, en al menos cinco ocasiones, sobre todo el 2 de diciembre en un desfile militar en su honor y el 1 de mayo, Día del Trabajador. Si no reapareció esos días en la Plaza de la Revolución en La Habana, coinciden muchos, menos lo hará esta vez en la ciudad Camagüey, sede del acto este año, a 540 km de la capital.

«No va a salir. Hay que tomar en cuenta que es un hombre de casi 81 años y enfermo», declaró Esther, una anestesióloga jubilada, que ya pasa los sesenta.

Como ella, todos los cubanos quedaron impactados frente al televisor la noche del 31 de julio de hace un año, cuando escucharon la proclama en la que Castro cedía a su hermano Raúl el poder, tras ser sometido a una operación por una crisis intestinal.

Atónitos, dos semanas después, vieron imágenes del «invencible Comandante en Jefe» postrado en una cama. Al principio, todo fueron rumores. Circulaban por la calle las versiones de muchas cirugías, de un cáncer, de una pérdida del cabello y la barba, y hasta de que había muerto.

«Los cubanos hemos seguido con atención la convalecencia de Fidel, lo único que ahora sabemos es que está mejor y nos preocupamos menos», comentó en la Universidad de La Habana una joven estudiante de Física, quien no quiso revelar su identidad.

Para ella, una señal de que está «lúcido» y que su recuperación continúa son los artículos que publica en la prensa desde el 29 de marzo. «Me parecen interesantes», afirmó.

«No los he leído, pero los escucho en la televisión. El tiene que hacerse sentir de alguna forma, es parte de su personalidad, decir: 'Estoy aquí'. Son el instrumento que le va quedando para comunicarse», comentó otro estudiante.

  • Mensaje

    «Yo pienso que no, pero creo que mandará un mensaje al pueblo el 26. Se está recuperando, aunque para morirse sólo hay que estar vivo», dijo, por su parte, un ama de casa que vive en el barrio Vedado.

    Los esposos Plácido Ramos, 72 años, y Valentina Fernández, de 66, que hacían un recorrido cultural de verano por La Habana Vieja, dijeron querer verlo en Camagüey, pero recordaron que «no fue una, sino varias cirugías».

    «Nadie sabe lo que pueda pasar, a lo mejor está guardando la sorpresa para última hora, aunque es difícil, si fuera en Matanzas, a lo mejor, es más cerca de aquí por si pasara algo», expresó un electricista, vecino del Cerro.

    Otros, como Maritza Suárez, quien salía de su trabajo en una cafetería del Vedado, no está inquieta por si reaparecerá o no. Cree que aunque «los cubanos lo respetan, Fidel Castro ya es historia».
  • Dejá tu comentario