Los estudiantes se rebelan y Chávez ordenó represión

Mundo

Caracas (EFE, AFP, ANSA) - Poco después de que la Asamblea Nacional de Venezuela aprobara incorporar a la reforma constitucional un artículo que aumenta drásticamente los poderes presidenciales, una marcha de varios miles de universitarios opositores a Hugo Chávez culminó en graves choques con la policía que dejaron un número no determinado de heridos. Una delegación de ocho jóvenes que encabezó la protesta contra la reforma constitucional llegó a la sede de la Asamblea Nacional ( Legislativo) en una camioneta blindada de la Guardia Nacional y fue escoltada por funcionarios antimotines hasta la sala, donde se reunió con un grupo de diputados.

La marcha de varios miles de estudiantes había sido detenida por la policía seis cuadras antes de llegar a la Asamblea Nacional, pero los jóvenes forzaron la barrera y avanzaron cuatro cuadras más, límite hasta donde había sido autorizada la manifestación. Entre consignas de «¡Reforma no, democracia sí!», y «¡No, no, no nos quitarán el derecho a protestar!», los estudiantes hicieron un recorrido de cerca de tres kilómetros bajo la lluvia.

Numerosas barreras formadas por centenares de guardias nacionales (militares) y policías antimotines con cascos y bastones fueron desplegadas alrededor de la sede del poder legislativo para impedir el acceso masivo al parlamento.

Asimismo, el edificio gubernamental fue rodeado por decenas de manifestantes oficialistas con remeras rojas e imágenes de Ernesto Che Guevara, que al ver llegar a la comisión de universitarios les gritaban: «¡No volverán!».

Los alumnos, que habían sido reprimidos con gases lacrimógenos, fueron recibidos por el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Roberto Hernández, y una veintena de diputados, en un encuentro al que no tuvo acceso la prensa, pero en el que estuvo presente un grupo de « bolivarianos», seguidores del presidente Chávez.

«Lo que planteamos es que la consulta sobre la reforma constitucional sea el 3 de febrero y no el 2 de diciembre, para que haya tiempo de conocerla», declaró luego de la reunión Stalin González, dirigente estudiantil de la Universidad Central de Venezuela, la mayor del país. «El mensaje es que aquí hay un país, seamos mayoría o minoría, que rechaza esa reforma», resaltó González, quien anunció otra movilización para el 2 de noviembre.

  • Atribuciones

    Entre las nuevas atribuciones presidenciales figura «crear o suprimir las provincias federales, territorios federales, ciudades federales, distritos funcionales, municipios federales, regiones marítimas, regiones estratégicas y distritos insulares y ciudades comunales» y «designar y remover sus autoridades».

    El mandatario podrá, además, «remover» a su vicepresidente y también «nombrar» vicepresidentes para gobernar las nuevas regiones que decida crear.

    El presidente podrá promover a «oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en todos los grados y jerarquías»; «administrar la Hacienda Pública, las reservas internacionales, así como el establecimiento y la regulación de la política monetaria».

    Ricardo Gutiérrez, diputado del partido Podemos -que aportó más de 10% de los votos con los que Chávez fue reelecto en diciembre, pero ahora se distanció del gobierno-, denunció que la reforma entrega «un poder desmedido al presidente».

    Otro tema que ahora atrae la atención es la facultad del mandatario para «declarar los estados de excepción y decretar la suspensión o restricción de garantías en los casos previstos» en la Constitución, como los derechos a la información y al debido proceso judicial.
  • Dejá tu comentario