18 de febrero 2003 - 00:00

Los sindicatos de Bolivia exigieron salida de Lozada

Decenas de residentes bolivianos en la Argentina se congregaron ayer ante la embajada de su país en esta ciudad para protestar por la muerte de al menos, 30 personas en los graves incidentes que estallaron en su país la semana pasada y reclamaron la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.
Decenas de residentes bolivianos en la Argentina se congregaron ayer ante la embajada de su país en esta ciudad para protestar por la muerte de al menos, 30 personas en los graves incidentes que estallaron en su país la semana pasada y reclamaron la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.
La Paz (EFE, Reuters, AFP, ANSA) - Miles de trabajadores bolivianos se manifestaron ayer en el centro de La Paz en reclamo de la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y su vicepresidente Carlos Mesa.

Entre 10.000 y 12.000 personas, según estimaciones de la policía, recorrieron unos 14 kilómetros a pie desde la ciudad de El Alto, contigua a La Paz, en el marco de un paro y movilizaciones programados por la Central Obrera Boliviana (COB) para urgir a Sánchez de Lozada a renunciar al cargo.

En tanto, el denominado Estado Mayor del Pueblo, conformado por organizaciones sindicales y sociales, decidió darle un plazo de 14 días al gobierno para atender sus demandas.

Por lo pronto, las autoridades informaron que el Fondo Monetario Internacional aceptó la propuesta boliviana de rebajar el déficit fiscal de 8,6% a 5,5% del PBI «sin traumas» para la población.

El ministro boliviano de Desarrollo Sostenible, Guillermo Justiniano, dijo que «en Washington hemos logrado el pleno respaldo del FMI sobre el déficit y el presupuesto, aunque no puedo decir en qué montos o en qué cifras».

La manifestación sindical colapsó el tráfico del centro de La Paz y, aunque ruidosa, transcurrió en absoluta tranquilidad. Los bancos, el comercio, el transporte y las clases se llevaban a cabo con normalidad durante la mañana, pese a la medida de fuerza de la COB, explicó el máximo dirigente de la entidad sindical,
Saturnino Mallcu.

El domingo a la noche, Sánchez de Lozada anunció que reducirá ministerios, viceministerios y direcciones generales, también disminuirá gastos en celulares y vehículos y no cobrará su sueldo, que se estima en unos 4.000 dólares. Se prevé que al menos cuatro de las 18 carteras existentes actualmente desaparezcan, según informó la prensa en base a trascendidos oficiales. El presidente también invitó a dialogar a todos los sectores para preparar un presupuesto participativo, independiente del propuesto por el FMI.

Sánchez de Lozada pretendía -a instancias del Fondo- aplicar un impuesto al salario de 12,5% para bajar el déficit fiscal de 8,6% a 5,5% del PBI, pero una revuelta policial y social de dos días, que dejó un saldo de 30 muertos, lo hizo retroceder.

Dejá tu comentario

Te puede interesar