Más tensión con Congreso: vetó Bush el retiro de Irak

Mundo

El presidente estadounidense, George W. Bush, vetó ayer una ley aprobada por la mayoría demócrata en el Congreso que condicionaba el presupuesto para las guerras de Irak y Afganistán a una retirada del país árabe exactamente cuatro años después de haber declarado la «victoria» bajo un enorme cartel con las palabras «misión cumplida».

«Miembros de la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron una ley que sustituye la opinión de nuestros comandantes militares con la de políticos, por lo que hace unos pocos minutos veté la ley», aseveró el mandatario en unas breves declaraciones desde la Casa Blanca.

Además, indicó que la medida fuerza era «un plazo rígido y artificial» de salida y que el regreso de los soldados «equivaldría a un fracaso y sería irresponsable».

Tras recordar que hoy se reunirá con los líderes demócratas y republicanos del Congreso en la Casa Blanca para tratar sobre este punto muerto, Bush aseguró que «recibió el mensaje» de disconformidad con el manejo de la guerra enviado por los demócratas. «Ahora es el momento de dejarlo atrás y apoyar a nuestras tropas con los fondos que necesitan» para la guerra, afirmó el gobernante estadounidense. Respecto de Irak, destacó el poder de la red terrorista Al-Qaeda y la culpó de « suprimir la paz» en ese país árabe.

  • Anuncio y desmentida

    En ese contexto, el gobierno iraquí anunció ayer la muerte del jefe del Estado Islámico en Irak, agrupación ligada a Al-Qaeda, pero la afirmación fue desmentida horas después por la organización terrorista. Abu Ayyub al-Masri, sucesor de Abu Mussab al-Zarqawi, había sido nombrado el año pasado «ministro de Guerra» del Estado Islámico en Irak, una coalición de grupos armados que resiste la ocupación.

    La alocución coincidió con el cuarto aniversario del discurso en el que el mandatario proclamó la victoria en las principales operaciones militares en Irak, en mayo de 2003, a bordo de un portaaviones en aguas de San Diego. Con el tiempo, aquel discurso se ha dado en llamar popular -y sarcásticamentecomo «el de la misión cumplida», en alusión a la gran pancarta que, con ese mensaje, la Casa Blanca había hecho colgar de la torre de mando del portaaviones mientras hablaba el gobernante.

    La medida aprobada, que había sido enviada al presidente a primera hora, por el Congreso la semana pasada, combinaba la asignación de 124.000 millones para la guerra en Irak y Afganistán con un calendario de retirada del país árabe que debería completarse antes del 1 de octubre de 2008.

    Bush ya aseguró que ejecutará, veto tras veto, si el Congreso insiste en enviarle medidas que contengan cualquier tipo de calendario de retirada de la nación árabe.

    Algunos candidatos presidenciales demócratas, como Joe Biden, se declaran partidarios de seguir adelante con la imposición de calendarios. Otros consideran que una solución intermedia podría ser la redacción de un nuevo proyecto de ley que abandone el calendario de retirada, pero que requiera el cumplimiento, por parte del gobierno iraquí, de una serie de hitos para estabilizar el país.
  • Dejá tu comentario