Mensaje a Bush: probó Rusia un potente misil nuclear

Mundo

Moscú (EFE, Reuters) --Rusia ensayó ayer con éxito un nuevo misil balístico intercontinental capaz de portar varias cargas nucleares, en medio de una creciente tensión por los planes de EE.UU. de desplegar en Europa un escudo antimisiles.

«Estos misiles están capacitados para superar sistemas de defensa antimisiles tanto existentes como futuros», aseguró Sergei Ivanov, viceprimer ministro primero de Rusia y ex ministro de Defensa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, amenazó recientemente con responder «adecuadamente» al despliegue de elementos del escudo antimisiles norteamericano en la República Checa y Polonia, plan que considera que conducirá a una nueva «carrera armamentista».

  • Modernización

    El cohete intercontinental RS-24 con ojivas múltiples debería también servir para modernizar el obsoleto arsenal nuclear ruso, una de las prioridades del Kremlin para los próximos años.

    Según un portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, se trata del primer lanzamiento de este tipo de misiles balísticos y coincide con el peor momento en las relaciones ruso-estadounidenses desde la caída de la Unión Soviética.

    «El lanzamiento del nuevo misil RS-24 se efectuó a las 14:20 hora de Moscú desde una plataforma móvil emplazada en el cosmódromo de Plesetks», 800 kilómetros al norte de la capital, según informó el portavoz a las agencias locales. El cohete impactó en el blanco previsto en el polígono de Kurá (península de Kamchatka) a más de 8.000 kilómetros de distancia del lugar del lanzamiento.

  • Reemplazo

    Los nuevos RS-24 sustituirán a los RS-18 (SS-19, Stilleto,según la clasificación de la OTAN) y los RS-20 (SS-18, Satán, según la Alianza Atlántica), estos últimos los cohetes balísticos nucleares más potentes del mundo.

    El portavoz aseguró que los RS-24 se ajustan a lo establecido en los acuerdos de desarme nuclear suscritos entre Rusia y EE.UU.: el Start-1 de 1991 y el tratado de Reducción de Potenciales Estratégicos Ofensivos de 2002.

    Coincidiendo con este alarde de fuerza nuclear, Putin advirtió ayer del peligro de convertir a Europa en un «polvorín» con el despliegue de nuevo armamento, en alusión al escudo antimisiles norteamericano. Agregó que «eso creará nuevos e innecesarios riesgos para todos los sistemas de relaciones europeas e internacionales».
  • Dejá tu comentario