México: hallaron muerta en su cuarto a una niña buscada intensamente por todo el país

Mundo

Una niña de cuatro años, a quien sus padres habían dado por desaparecida hace nueve días en México, apareció muerta en su departamento, en un complejo de lujo cerca de Ciudad de México.

Aún se carece de un acusado por la muerte por asfixia de la niña, informó el procurador de justicia del Estado de México, Alberto Bazbaz.

La pequeña Paulette Gebara, que vivía en un complejo habitacional de lujo del Estado de México, cerca de la Ciudad de México, tenía una discapacidad motriz y de lenguaje, y su desaparición provocó una inusual movilización en las redes sociales y carteles en las calles para dar con su paradero.

Bazbaz, en conferencia de prensa, dijo que "la investigación continuará para establecer por qué fue ocultada y privada de la vida" la pequeña Paulette.

El funcionario manifestó que buscaron a la niña en su casa luego de que llegaron a la conclusión de que nunca había sido sacada y fue así que la encontraron al pie de su cama, en "una espacio oculto, tapada por la sábana y un cobertor".

La familia Gebara vive en un complejo residencial con vigilancia privada en Interlomas, un distrito vecino a Ciudad de México donde hay condominios habitacionales para familias de altos recursos.

Bazbaz dijo que la autopsia reveló que la pequeña murió por asfixia al tapársele los conductos de respiración, y que en lo personal está convencido de "que alguna persona fue la que la ocultó en el lugar donde fue encontrada", pero agregó que "no existen en el cuerpo huellas de violencia".

El procurador estatal anunció que continuará la investigación para determinar cuál es la responsabilidad de los padres de Paulette, quienes hace dos días fueron puestos en prisión preventiva debido a "inconsistencias" en sus declaraciones, al igual que dos empleadas domésticas, aunque no hay cargos formales en su contra.

Los progenitores, Mauricio y Lizette Gebara, han sostenido que la noche del domingo 21 dejaron a Paulette durmiendo en su cama y al día siguiente, cuando una de las empleadas domésticas fue a despertarla para ir a la escuela, no la encontraron.

La búsqueda de Paulette hasta que fue encontrada contó con la difusión en grandes carteles, en televisión, de una imagen de la niña vestida con un disfraz de princesa con la leyenda "Ayúdame a regresar a mi casa" y un número de teléfono de contacto.  

Desde el principio se descartó un secuestro, ya que nadie se comunicó para pedir rescate ni había señales de que algún intruso hubiera ingresado al departamento.

Dejá tu comentario