11 de febrero 2004 - 00:00

Otro atentado en Irak dejó más de 50 muertos

Bagdad, Irak (EFE, ANSA, The New York Times) - La resistencia iraquí mató ayer a 55 personas e hirió a otras 150, al hacer estallar un coche bomba frente a una comisaría de la localidad chiíta de Iskandarija, al sur de Bagdad, en el atentado más cruento perpetrado contra la que pretende ser la nueva Policía iraquí.

La mayoría de los fallecidos eran hombres iraquíes que se acercaron hasta el centro policial con intención de ser reclutados y conseguir trabajo que les permitiera subsistir en un país arrasado.

Un jefe policial iraquí, colaborador en Bagdad de las fuerzas de ocupación, informó que la camioneta cargada con 250 kilos de explosivos era un vehículo que estaba inscripto en el servicio de inteligencia del derrocado gobierno de Saddam Hussein.

•Víctimas

Fuentes policiales indicaron en un primer momento que las víctimas fatales fueron 45, pero esa cifra ascendió a 55 según voceros de centros asistenciales.

La explosión ocurrió a las 9.15 de la mañana hora local en el estacionamiento de la comisaría, situada en el centro de la localidad.
«El primer herido llegó a aquí a las 9.20 de la mañana. Desde esa hora hemos entregado 30 cadáveres a sus familiares y aún quedan otros 20 en el depósito», explicó el subdirector del hospital de Al-Iskandarija, Eissar Ali. Mientras los cadáveres llegaban al hospital de la ciudad -que en pocos minutos quedó colapsado, por lo que muchos de los heridos fueron trasladados al hospital de campaña de las tropas polacas-en las calles se extendían los rumores sobre el origen y la naturaleza del atentado.

La incertidumbre y la desconfianza
que aún generan las tropas estadounidenses entre los iraquíes llevó a que circularan versiones como la dada por Hudai al-Mahmud, un joven desempleado de Iskandarija, quien dijo «oí el siseo del misil mientras se acercaba y después vi cómo impactaba contra la comisaría. No hay duda de que han sido los estadounidenses».

•Predominio

Al Iskandariya se encuentra a 50 kilómetros al sur de Bagdad y es predominantemente chiíta, lejos del llamado «triángulo sunita», la zona considerada más saddamista en donde ocurrió la mayor cantidad de atentados.

Abu Eis
aseguró haber vistocómo soldados norteamericanos mataron a tiros a los testigos de la explosión del supuesto misil, según imaginó, para provocar una guerra civil en la religión.

Para el comando estadounidense, los atentados son obra de extranjeros que pertenecerían a Al-Qaeda. El vocero militar estadounidense en Bagdad,
Mark Kimmit, explicó el lunes que las tropas de ocupación lograron interceptar un documento de Al-Qaeda en el que esta organización se proponía desatar la guerra civil en Irak generando el caos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar