Se va un año negro para las multinacionales... pero no para todas

Mundo

Servicios en la web, comercio online, laboratorios, inteligencia artificial, electrónica, turismo, petróleo, industria automotriz... Según un estudio de Mediobanca, 2021 sería un año de crecimiento, pero no se volvería a los niveles de actividad prepandemia hasta 2022.

Milán - La pandemia de coronavirus, que provoca este año una recesión mundial, impacta a las multinacionales de diversas formas, con una cuota de perdedores, pero también de grandes ganadores.

Un estudio del centro de investigaciones del banco italiano Mediobanca divulgado ayer se refiere a los resultados económicos de los primeros nueve meses del año de más de 160 empresas con ingresos superiores a los 3.550 millones de dólares. Se trata de multinacionales que vieron en promedio disminuir su facturación de un 4,3%.

Las empresas multinacionales de internet (las “WebSoft”) han sido “las ganadoras absolutas” de la pandemia. El volumen de negocios del sector, con el comercio online incluido y liderado por Amazon, que pesa un tercio, aumentó un 18,4% y su beneficio neto fue de un 21,8%.

“Los gigantes del web han confirmado su capacidad de adaptación y su flexibilidad durante esta crisis”, ya que han sabido “aprovechar las medidas de contención adoptadas por los gobiernos” para frenar la epidemia de covid-19, así como “el cambio de hábitos de consumo”, enfatiza el centro de estudios Mediobanca.

En tanto, los servicios de comida a domicilio han experimentado un auge (47%), al igual que los videojuegos (40%) y el comercio electrónico (33%).

Por otro lado, las ventas de viajes online se derrumbaron un 52%.

El volumen de negocios del sector de la gran distribución (Carrefour, Woolworths, entre otras) aumentó un 8,8% y su beneficio neto, 19,2%. El comercio online registró un buen aumento, con una aceleración en el tercer trimestre (aumentó de más del 80%).

“La gran distribución de alimentos, que no se vio afectada por las medidas de contención, aprovechó las restricciones impuestas al sector de la restauración y el fenómeno del teletrabajo así como la tendencia a la acumulación (de stocks) por parte de consumidores, especialmente en el primer trimestre”, explicó Mediobanca.

Los hábitos de consumo cambiaron constantemente, según los expertos, que registraron un aumento del consumo promedio, una reducción en la frecuencia de compras y una preferencia por las pequeñas tiendas de conveniencia, por los descuentos, y los supermercados sobre los hipermercados.

Al mismo tiempo se asistió a la multiplicación de las plataformas para la compra online (Click & Collect y entrega a domicilio) y al desarrollo de métodos de pago innovadores (a través de teléfonos inteligentes, por ejemplo).

Otro gran ganador es el sector de la electrónica, que se ha beneficiado de la “aceleración digital a escala global como respuesta a la pandemia”, gracias al desarrollo de la “computación en la nube” (computación desmaterializada), la inteligencia artificial y 5G, subraya Mediobanca.

Sus ingresos aumentaron de un 5,7% y el beneficio neto fue de un 11,6%, debido también al aumento de la demanda de los centros de datos, redes informáticas y sistemas de información.

Si bien el beneficio neto de ese sector se encuentra a media asta (-10,1%), grandes firmas como Bayer y Roche han visto aumentar sus ventas un 3,1% en nueve meses, con un aumento en el primer trimestre, un descenso de 2,3% en el segundo y un nuevo aumento en el tercero, en función de la evolución de la pandemia.

Para el conjunto de 2020, Mediobanca espera que las ventas aumenten alrededor del 3%, y considera que el descubrimiento de vacunas podría generar un fuerte aumento de los ingresos para las empresas involucradas.

El sector del petróleo y la energía es el gran perdedor, con una caída notable del 32,3% del monto facturado para importantes firmas (BP y PetroChina, entre otras) y pérdidas netas, debido al colapso, aunque se registra una mejoría en el tercer trimestre.

La epidemia le dio también un duro golpe al sector automotor. Ese sector (Fiat Chrysler, PSA, Volkswagen, entre otras) registró una caída de las ventas del 17,4% y del beneficio neto de 66%. Para los fabricantes de aviones, fuertemente afectados por el cese del flujo turístico, la pandemia ha sido sinónimo de pérdidas netas e ingresos por debajo del 30,6%.

El año en curso “promete ser el más difícil que ha enfrentado la industria de la moda” (LVMH, Adidas), por el cierre de tiendas y el cese del turismo, subraya Mediobanca.

Según Mediobanca, “es probable que 2021 sea un año de crecimiento, incluso si el retorno al nivel de facturación de antes de la crisis no se producirá hasta 2022 para muchas empresas”, advirtió.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario