Ecuador: Lasso se niega a explicar ante el Congreso las revelaciones de Pandora Papers

Mundo

El presidente ecuatoriano fue citado por la Comisión de Garantías Constitucionales, pero dijo que solo responderá en la sede de gobierno y más adelante.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, se negó el miércoles a ir al Congreso, que domina la oposición, a ofrecer su versión sobre el escándalo que lo involucra con los Pandora Papers.

El mandatario fue llamado por la Comisión de Garantías Constitucionales para dar su testimonio luego de que una investigación periodística internacional revelara que líderes y personalidades de todo el mundo ocultaron activos en paraísos fiscales.

La comisión convocó a Lasso, un exbanquero de derecha de 65 años, para el miércoles por la tarde.

En una carta, el presidente notificó que no acudirá al parlamento, pero que está dispuesto a recibir a los legisladores en la sede del gobierno "una vez que se hayan evacuado todas las comparecencias previstas en el cronograma de trabajo".

Lasso alegó que tiene "pleno derecho" de conocer las declaraciones del resto de personas citadas antes de dar su propio testimonio.

La esposa y un hijo del mandatario tampoco acudirán a testificar ante la comisión parlamentaria, considerando que no están obligados debido a que no son funcionarios públicos.

Lasso, quien asumió en mayo, controló 14 sociedades offshore, la mayoría con sede en Panamá, y las cerró después de que el exmandatario Rafael Correa (2007-2017) aprobara una ley en 2017 que prohibía a los aspirantes presidenciales de Ecuador tener empresas en paraísos fiscales, según Pandora Papers.

"Ni al inscribir mi candidatura presidencial, ni desde entonces hasta hoy, he estado incurso en la prohibición referida", dijo en su misiva.

El gobernante reconoce que tuvo "inversiones legítimas en otros países", de las que se deshizo para ser candidato en los comicios de este año.

También solicitó a la Contraloría que examine su patrimonio y confirmó su renuncia al sigilo bancario, lo que hizo antes de asumir el cargo como manda la ley.

La ministra de Gobierno (Interior), Alexandra Vela, sostiene que el Congreso pretende llevarlo a un juicio político, mecanismo por el cual puede ser destituido.

Dejá tu comentario