Perú: se extienden los focos de violencia al noreste del país

Mundo

Los disturbios que afectan a Perú desde hace dos días se extendieron hoy al noroeste del país, después de que un grupo de manifestantes atacara una comisaría de policía en la localidad de Nueva Cajamarca, en el departamento de San Martín.

Según fuentes de la policía regional la comisaría de la selvática localidad de Nueva Cajamarca, que alberga a unos 60 agentes, solicitó ayuda al ser atacada por una turba de pobladores.

Al parecer, los habitantes de esta remota localidad, situada a más de 700 kilómetros al noreste de Lima, se enfrentaron a las autoridades enojados por la fuerza empleada por la policía para desalojar una escuela, informó Radio Programas del Perú (RPP).

La emisora agregó que la comisaría habría sido incendiada con los agentes en su interior y que estos respondieron con el uso de armas de fuego, extremos que no fueron confirmados por fuentes oficiales.

"La situación (en Nueva Cajamarca) es materia reservada", dijo una fuente policial.

Un portavoz policial de Tarapoto, capital de la provincia de San Martín, señaló que al menos 40 agentes han sido enviados a la zona como refuerzo, mientras que de otros cuarteles de la región también han movilizado apoyo a Nuevo Cajamarca para solventar la situación.

Los habitantes de la región comenzaron ayer un paro de 48 horas contra el Gobierno regional debido al incumplimiento de una promesa de construcción de un puente y otras obras públicas.

Esta protesta se une a las que, desde ayer, afectan la región sureña de Moquegua, en donde miles de manifestantes se enfrentaron en una batalla campal con la policía y tomaron un importante puente que conecta la región, situada a unos 1.200 kilómetros al sur de Lima, con su vecina Tacna.

Una treintena de policías y otros tantos civiles resultaron heridos en los violentos enfrentamientos que derivaron en la retención de tres agentes, quienes tras su liberación se encuentran bajo cuidados médicos.

Centenares de personas han vuelto a tomar hoy el puente de Moquegua para exigir que se modifique del canon minero, el porcentaje que las regiones reciben del Estado por la explotación minera, mientras unos 400 agentes policiales se encuentran a la espera de órdenes para actuar.

Este puente fue escenario en junio pasado de una violenta protesta en demanda de cambios en la distribución del canon minero que derivó en disturbios y en la retención de 60 policías durante más de un día.

Por su parte, la región de Tacna, vecina de Moquegua, acata desde hoy una huelga de 48 horas, pero para pedir que no se modifique la repartición del canon minero

Además, cientos de personas bloquean carreteras desde hace varios días en el distrito cuzqueño de Sicuani, unos 800 kilómetros al sureste de Lima, en protesta por la construcción de una central hidroeléctrica.

Dejá tu comentario