Polonia despidió a su presidente en masivo funeral de Estado

Mundo

Polonia dio el último adiós al fallecido presidente Lech Kaczynski, con un funeral de Estado que contó con la visita de pocos líderes extranjeros debido a la nube de ceniza volcánica que causa estragos en buena parte del tráfico aéreo europeo.

Los ataúdes con los restos de Kaczynski y su mujer, María, habían llegaron a Cracovia en un avión militar tras ser despedidos ayer en Varsovia por cientos de miles de polacos congregados en la Plaza Pilsudski, la más importante de la capital polaca.

La gigante nube de cenizas del volcán islandés Eyjafjalla imposibilitó la asistencia de varios líderes mundiales al funeral de Estado, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente galo, Nicolas Sarkozy; el príncipe Carlos de Inglaterra; los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía y el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. El que sí llegó en un vuelo especial fue el mandatario ruso, Dimitri Medvedev.

Kaczynski murió el sábado de la semana pasada en un accidente de avión junto con otras 95 personas, incluyendo numerosos líderes e integrantes de su gabinete.

Escoltados por su hija María, los féretros fueron trasladados a la basílica de Santa María, en la gran Plaza del Mercado de Cracovia, donde se celebró la misa por el difunto matrimonio, tras la cual sus restos mortales fueron traslados a la cripta catedralicia del castillo de Wawel, lugar de reposo de los antiguos reyes y héroes históricos de Polonia, según informaron medios polacos.

En una conversación con el primer ministro polaco, Donald Tusk, el presidente ruso destacó que el trágico accidente que costó la vida a Kaczynski, su esposa y a casi 100 altos cargos y representantes polacos, "unió a ambos países en el duelo", tras prometer que Rusia procederá con la "máxima claridad" en la investigación del siniestro, según prometió a las autoridades polacas.

Hasta ahora, los expertos parten de que el accidente se debió a un error del piloto. La delegación de Polonia viajaba a una ceremonia para conmemorar el 70 aniversario de la masacre de Katyn, donde fueron asesinados unos 22.000 oficiales polacos por el servicio de espionaje ruso durante la Segunda Guerra Mundial.

Dejá tu comentario