Recrudece la "guerra narco" en Rio de Janeiro: sumaron 14 los muertos durante el fin de semana

Mundo

Dos personas murieron en Río de Janeiro por la "guerra abierta" entre narcotraficantes y policías, que empezó el sábado con un tiroteo espectacular y que se ha cobrado hasta ahora 14 víctimas mortales.

Según la policía militarizada, los combates cerca de la favela de Morro dos Macacos, en la zona norte de la ciudad, se reanudaron y dejaron hasta ahora dos muertos. Otras cuatro personas han sido detenidas.

La ola de violencia empezó el sábado cuando narcotraficantes de facciones rivales se enfrentaron por el control del comercio de drogas. La policía intervino y la operación condujo a fuertes tiroteos y posteriormente a la caída de un helicóptero.

El piloto, herido en la pierna por un tiro disparado por los delincuentes, tuvo que realizar un aterrizaje forzoso que terminó en la explosión de la aeronave y en la muerte de dos policías.

"Ese es un problema de una sola región, está pasando en un punto muy específico de la ciudad y no en Río de Janeiro", comentó el secretario de seguridad, José Mariano Beltrame. La ciudad carioca fue elegida este mes por el Comité Olímpico Internacional (COI) para organizar los Juegos de 2016, pese a la críticas por los problemas de inseguridad en la metrópoli.

El secretario advirtió además que actualmente la población cuenta con un grupo de dos mil policías que está listo para impedir nuevos ataques de bandas criminales.

Para hacer frente a la situación, la policía militarizada montó un gabinete de gestión de crisis, suspendió los días libres de los policías y ocupó las entradas de la mayor favela de la ciudad, la Rocinha, en la zona sur de Río de Janeiro.

El gobernador de la provincia de Río, Sérgio Cabral, dijo que la lucha contra el crimen en la capital es permanente y que "esa no es una política de corto ni mediano plazo".

Para el gobernador es un proceso que requiere tiempo. "No es (...) de un día para el otro, como un trueque de magia", añadió.

Tarso Genro, ministro de Justicia de Brasil, ofreció el sábado a Cabral el envío de la Fuerza Nacional de Seguridad para ayudar en la contención de la violencia. Sin embargo, el gobernador rechazó la oferta, alegando que de momento no existe la necesidad, según informó el portal G1.

Cabral mostró además su preocupación con los efectos de la guerra del narcotráfico para la imagen internacional de la ciudad, después de su elección como sede olímpica para 2016, según el diario "Jornal do Brasil".

"Dijimos al COI que no sería algo sencillo, ellos lo saben". El gobernador también lamentó la muerte de los policías, pero advirtió que la lucha contra la violencia seguirá.

"Vamos a continuar con nuestro trabajo para que Río de Janeiro esté pacificado antes, durante y después de las Olimpadas".

Actualmente dos millones de personas viven en las 900 favelas existentes en Río de Janeiro, muchas de ellas controladas por los narcotraficantes.

Dejá tu comentario