Reino Unido desafía a EE.UU. y acepta la participación de Huawei en sus redes de 5G

Mundo

La decisión fue mal recibida en Washington, que insiste en que la tecnología será utilizada para realizar tareas de espionaje. El gigante de las telecomunicaciones lo desmiente.

Londres - El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, dio a Huawei un papel limitado en la construcción de sus redes 5G, pese a los intentos de Estados Unidos de excluir al gigante chino de las telecomunicaciones de la próxima generación de redes de alta velocidad.

En la víspera del brexit, Reino Unido desafió a su aliado más cercano y dictaminó que los proveedores de alto riesgo podrán participar en las partes no sensibles de la red 5G, agregaron las autoridades. Su rol se limitará al 35% y serán excluidos del núcleo sensible, donde se procesan los datos, así como de lugares críticos como sitios nucleares y bases militares. Estados Unidos quería que el primer ministro Boris Johnson vetara totalmente a Huawei, argumentando que Pekín podría usar la tecnología de la compañía para robar secretos occidentales. La empresa ha negado cualquier implicación en prácticas de espionaje.

Johnson y Trump hablaron por teléfono poco después de que se hizo pública la decisión británica. “El primer ministro subrayó la importancia de que países con ideas afines trabajen juntos para diversificar el mercado y romper el dominio de un pequeño número de empresas”, dijo el gobierno británico en un comunicado.

Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, denuncia que Estados Unidos tiene interés en que se le bloquee el acceso a la red británica de 5G porque ninguna empresa estadounidense puede ofrecer la misma gama de tecnología a un precio competitivo.

El 5G es una de las mayores innovaciones desde el nacimiento de internet hace una generación, ofreciendo a los consumidores y a las empresas velocidades de datos mucho más rápidas.

Washington y Pekín se han enfrentado en una contienda que algunos comparan a la carrera armamentista de la Guerra Fría.

A Estados Unidos le preocupa que el dominio del 5G dé a China acceso privilegiado a las redes de comunicaciones mundiales, dándole una ventaja incuestionable en materia de tecnología y seguridad.

Los equipos de Huawei ya son utilizados por las mayores empresas de telecomunicaciones británicas como BT y Vodafone, pero la tecnología china se ha desplegado en gran medida en la periferia o “borde” de la red, quedando excluida del “núcleo” donde se procesan los datos.

EE.UU. ha argumentado que a medida que la tecnología 5G vaya evolucionando, la distinción entre el “borde” y el “núcleo” se irá difuminando conforme se procese la información en toda la red, lo que hará difícil contener cualquier riesgo de seguridad.

Al autorizar la participación de Huawei aunque se de forma limitada, Johnson corre el riesgo de enojar a Washington en un momento en que el Reino Unido espera fortalecer sus lazos bilaterales de cara a la negociación posbrexit. Sin embargo, el diario The Times le había llamado el martes a resistir la presión norteamericana. “El Reino Unido no se está alejando de Bruselas para que ahora sea Trump quien le diga qué hacer”, escribió en un editorial.

Los funcionarios estadounidenses no escatimaron esfuerzos para intentar que Londres se plegase a sus exigencias, entre reuniones a puerta cerrada y advertencias del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien calificó la inminente decisión británica de “capital”. Pompeo regresa hoy a Londres el miércoles y el tema estará inevitablemente sobre la mesa en sus conversaciones.

Por otra parte, la apertura a Huawei preocupaba a algunos en el Parlamento de Westminster y dentro del gobierno. Por ejemplo, el diputado conservador Tom Tugendhat, presidente del comité de política exterior, advirtió que sería como “introducir el zorro en el gallinero”.

Australia y Japón siguieron el ejemplo de Estados Unidos prohibiendo el uso de Huawei, pero los países europeos, todavía indecisos a la hora de elegir a los fabricantes de las futuras redes 5G, parecen divididos. Por su parte, la mayoría de los grandes mercados emergentes, liderados por Brasil e India, están abriendo sus brazos al fabricante de equipos chino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario