Renuncia el gobierno palestino luego de reconocer la victoria de Hamas

Mundo

El grupo islámico Hamas, que niega la existencia del Estado de Israel, desató hoy un terremoto político en Medio Oriente, al ganar 76 de las 132 bancas del parlamento palestino.

"La lucha armada contra Israel continuará y nuestra victoria llevará a Israel a hacer concesiones y cambiará la actitud de Jordania y Egipto hacia el conflicto", dijo el líder de Hamas en la Franja de Gaza, Mahmud A-Zahar.

Al conocer los resultados oficiales de los comicios, Zahar afirmó que su grupo está dispuesto a mantener el alto el fuego con Israel, acordado en febrero de 2005, si Tel Aviv no lanza ninguna acción militar contra los palestinos.

Por otra parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, dijo que "yo voy a continuar implementando el programa por el cual fui elegido", en un mensaje por televisión.

Abbas explicó que "este es un programa basado en negociaciones y acuerdos de paz con Israel.

Por otra parte, el gobernante Partido Al Fatah, del fallecido líder Yasser Arafat, sufrió un serio revés al obtener 43 bancas, informó la Comisión Electoral, tras escrutarse el 95 por ciento de los votos.

El partido gobernante Al Fatah rechazó inmediatamente la posibilidad de formar un gobierno de coalición con Hamas.

La victoria del grupo islámico fue aplastante en distritos como Hebrón, donde obtuvo las nueve bancas que había en juego; en el norte de Gaza; en Nablus, donde logró cinco frente a uno de Al Fatah.

También obtuvo cinco bancas en la ciudad de Gaza, mientras que los independientes obtuvieron tres y Al Fatah, ninguna.

El presidente de la ANP Abbas aceptó la dimisión del primer ministro, Ahmed Qureia, y de su gobierno en pleno al asumir la victoria del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) en los comicios legislativos celebrados ayer.

El líder de Hamas, Ismail Haniya, emplazó "de inmediato" a Al Fatah y al resto de facciones palestinas para estudiar una posible "asociación política" para formar Gobierno.

"Nuestra victoria es una lección a la comunidad internacional y cambiará la actitud de Israel, los países árabes y Occidente hacia el conflicto palestino israelí", dijo Haniya.

Centenares de personas salieron a las calles en los territorios palestinos para festejar el triunfo de Hamas, especialmente en Gaza.

Mientras tanto, cientos de personas se congregaron en el centro de Ramallah, cuyos accesos quedaron cortados al tráfico de vehículos para celebrar la victoria de Hamas.

Los manifestantes, que portaban gran cantidad de banderas verdes, coreaban lemas como "Dile a Abbas que el Parlamento es de Hamas".

En la manifestación participaron, pero por separado, hombres y mujeres.

Hamas, considerado un grupo terrorista por Estados Unidos, la Comunidad Europea e Israel, participó ayer por primera vez en unas elecciones legislativas tras haber boicoteado los anteriores comicios.

"No se puede ser un interlocutor para la paz, si defiendes la destrucción de un país", dijo el presidente norteamericano, George W.Bush.

En una conferencia de prensa convocada en forma inesperada, el presidente de EEUU, George W. Bush, pidió que Mahmud Abbas se quede al frente del gobierno palestino, pero reconoció que los resultados demuestran que "obviamente, la gente no estaba contenta con el 'status quo'".

Sobre Hamas, el presidente afirmó que "debe renunciar" a su pretensión de destruir Israel y a la violencia.

Por otra parte, el gobierno austríaco afirmó que reconsideraría su posición de considerar terrrorista a Hamas, si el grupo islámico renuncia a la violencia y reconoce al Estado de Israel, También la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, afirmó que la política de su país en relación al terrorismo no ha cambiado.

La jefa de la diplomacia de la Administración Bush señaló que "los palestinos han votado a favor del cambio", pero dijo que "son unas aspiraciones que sólo pueden realizarse si se renuncia a la violencia y se admite el derecho de Israel a existir".

El presidente israelí, Moshe Katsav, no descarta una posible negociación entre su país y Hamas, pero siempre y cuando el movimiento islámico abandone las armas y se retracte de su intención de eliminar a Israel.

"Si Hamas se encamina hacia la paz, podremos avanzar hacia la paz", afirmó el jefe del Estado israelí en unas declaraciones que recoge la edición electrónica del diario Yediot Aharonot.
Hamas, fundado el 14 de diciembre de 1987, cinco días después del estallido del primer levantamiento palestin, se opuso a los acuerdos de paz de Oslo en 1993 y saboteó las elecciones parlamentarias de 1996.

El grupo islámico realizó cerca de 60 ataques suicidas durante la Segunda Intifada (sublevación palestina), lanzada el 28 de septiembre de 2.000, tras una visita del ahora enfermo primer ministro, Ariel Sharon, a Jerusalén Este.

Dejá tu comentario