Rio de Janeiro: narcos atacaron comisarías

Mundo

Nuevos ataques contra objetivos policiales dejaron dos heridos en Rio de Janeiro días después del inicio el jueves de una ola de violencia criminal con un saldo de 24 muertos, informaron fuentes de la policía.

Dos comisarías policiales, la 28ª en Campinho (zona Norte) y la 6ª en el centro de la ciudad, dos puestos móviles de la Policía Militarizada en los barrios Cidade de Deus y Jacarepaguá (zona Oeste), una cámara municipal en la Baixada Fuminense (en la zona metropolitana) fueron atacados a tiros.

Uno de los atacantes a la comisaría de Campinho, un presunto narcotraficante, resultó herido en el tiroteo que se generó con los agentes policiales.

Por otra parte en una ataque contra un puesto de expedición de gasolina, en Bras de Pina (zona Norte), fue baleado una persona en situación de calle que había buscado refugio en el local.

Finalmente, tres granadas fueron lanzadas contra un cuartel de bomberos en Santa Teresa (zona Sur), sin dejar víctimas.

Pese a la reanudación de los atentados, el comandante de la Policía Militarizada, coronel Hudson de Aguiar, aseguró que "la seguridad está garantizada para la fiesta de Año Nuevo", principalmente en las playas de Copacabana e Ipanema.

"La situación de la región metropolitana está bajo control policial", aseguró Aguiar.

Para la celebración de Año Nuevo, que Rio aguarda con el corazón en la boca, la policía anunció que la vigilancia contará con 20% más hombres que el año pasado, y se integrará con 2.500 policías militarizados, 660 guardias municipales, 450 bomberos y 120 efectivos de Defensa Civil.

El presidente Luiz Inacio Lula da Silva anunció el sábado en Brasilia que el gobierno federal ayudará a Rio de Janeiro en su lucha contra la violencia, pero no interferirá en las decisiones del Estado.

Dejá tu comentario