26 de enero 2012 - 23:35

Río de Janeiro: ya son cinco los muertos por el derrumbe de edificios

Equipos de rescate removían con maquinaria pesada montañas de escombros en busca de sobrevivientes del desplome de tres edificios antiguos en el corazón de la ciudad brasileña de Rio de Janeiro, que deja cinco muertos, seis heridos y más de una decena de desaparecidos.

Las tareas de búsqueda se llevan a cabo de manera ininterrumpida desde la noche del miércoles, cuando las tres construcciones, de veinte, diez y cuatro pisos, colapsaron casi de manera simultánea por causas aún desconocidas. Actualmente, el centro de Rio es sometido a grandes trabajos de remodelación con miras al Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016.

Cinco cuerpos han sido hallados entre las ruinas, dijo el subsecretario de la Defensa Civil, Marcio Mata. Seis personas más sufrieron heridas -tres de ellas continúan hospitalizadas- y más de una decena están desaparecidas, según un balance provisorio de organismos de socorro.

Dominada por edificios altos de oficinas y comercios, la zona cambió bruscamente su aspecto en cuestión de minutos. Las imágenes aéreas de la televisión muestran el vacío humeante dejado por el derrumbe.

Decenas de curiosos se amontonaron en la zona para fotografiar el desastre con sus celulares. Sobre las ruinas de los predios caminaban los socorristas guiados por sus perros.

Las construcciones estaban ubicadas cerca de la plaza de Cinelandia, en el centro histórico de la ciudad, donde también está el histórico Teatro Municipal y por la que circulan todos los días miles de personas. Al momento de la tragedia ya había concluido la jornada laboral, por lo que las autoridades confían en que el balance de víctimas no sea muy alto.

Las autoridades aún no han establecido la causa del desastre, pero descartan de momento que se haya producido por una explosión de combustible, como se especuló en un primer momento. En el tercer y noveno piso se estaban realizando reformas, según el abogado. La Policía investiga si las obras contaban con autorización.

Casi de manera simultánea se vino abajo el inmueble vecino de diez plantas, causando pánico entre los transeúntes. Una espesa capa de polvo cubrió la calle y los autos estacionados alrededor.

Cinco obreros estaban en uno de los edificios al momento del derrumbe, y uno de ellos, Alessandro da Silva Fonseca, quedó atrapado por unos momentos en el ascensor cuando intentaba escapar. Los demás lograron huir.

En octubre pasado, tres personas murieron y 17 quedaron heridas en una explosión causada por una fuga de gas en un restaurante, también en el centro de Rio de Janeiro.

Dejá tu comentario

Te puede interesar