"Se terminó que las petroleras controlen nuestros recursos"

Mundo

La Paz - Es un hombre feliz. El que será el primer presidente indígena de Bolivia y candidato más votado de la democracia del país habla con la pasión y la autoridad de quien alcanza un sueño esperado largo tiempo.

Periodista:
¿Qué plan tiene para la española Repsol?

Evo Morales: Vamos a ejercer el derecho de propiedad: se va a nacionalizar. Eso no significa expropiar ni confiscar los bienes de Repsol. Se acabó el derecho de propiedad en boca de pozo. Sea en boca de pozo o dentro de la tierra, los hidrocarburos son del Estado. Los contratos que hicieron todas las empresas petroleras son nulos de pleno derecho, porque no fueron ni ratificados ni refrendados en el Congreso. Por eso las multinacionales no cumplieron con las leyes bolivianas. Hay que hacer nuevos contratos, pero con principios de equilibrio. Si las empresas petroleras quieren trabajar acá pueden trabajar, las respetamos, pero tienen que subordinarse a las leyes bolivianas. Nuestro gobierno les garantizará recuperar su inversión y también garantizará su ganancia, pero en un marco equilibrado, no como hasta ahora, que sólo aportaban 18% de regalías para el Estado. Ahora hay una nueva Ley de Hidrocarburos y esa ley se va a mejorar. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos -YPFB- va a entrar en la cadena de producción. Y si las multinacionales ven conveniente participar en servicios, no hay problema, y si están de acuerdo para entrar en la producción compartida también lo respetamos. Será de acuerdo con las negociaciones. Pero se acabó que ellos controlen nuestro petróleo.


P.:
Al conocerse su victoria, las acciones de Repsol bajaron 2,31% en el mercado. Los inversores le tienen miedo.

E.M.: El miedo depende de ellos. Se acabó, por ejemplo, el negocio multinacional de ventas por el que Repsol Argentina le compra el gas a Repsol Bolivia, que no es un negocio del Estado ni de los pueblos, sino de las compañías multinacionales. Ellos, como inversores pueden ser socios, pero no dueños. Además, los contratos se hicieron cuando el barril de crudo costaba 18 o 19 dólares, y ahora está a más de 60 dólares. Todos los contratos serán revisados, y las multinacionales deben entenderlo. Bolivia tiene que beneficiarse del recurso del gas, que será la base del nuevo crecimientoeconómico del país, con la participacióndel Estado como actor principal del desarrollo del pueblo.


P.:
¿Con qué petroleras tomará las medidas más duras?

E.M.: Se rescindirán automáticamente los contratos de las petroleras contrabandistas, que no pagan impuestos. Son actos ilegales, y sus gerentes deberían ir a la cárcel. Con ellos no hay por qué negociar; llegó la hora de poner orden en Bolivia. Hasta ahora ya tenemos dos empresas así y hemos empezado un proceso contra ellas. Repsol, como todas las empresas, estará sujeta a investigación, mediante una auditoría financiera.


P.:
¿Venderá gas a Chile?

E.M.: No. Primero con Chile hay que resolver el tema del mar. Si Chile quiere gas y diplomacia, antes la salida al mar para Bolivia.

P.: ¿Continuará la política contra el narcotráfico de los anteriores gobiernos?

E.M.: Vamos a cambiar esa política. ¿Qué resultados trajo? La lucha anterior contra el narcotráfico, «cero coca», en el fondo sólo buscaba «cero cocaleros, cero quechuas y cero aimaras», lo que fracasó rotundamente.


P.
: Entonces, ¿impulsará el cultivo de la hoja de coca?

E.M.: Vamos a racionalizar el cultivo de la hoja de coca en el mercado, como ya lo hicimos con el Chapare, donde está racionalizado el cultivo para el mercado legal. Pero aquí tiene que haber cero mercado y cero demanda de cocaína. Mientras haya mercado, seguirán desviando, por más que racionalicemos la producción de la hoja. Por eso, convoco al gobierno de Estados Unidos a un pacto para la lucha efectiva contra el narcotráfico, que no sea una excusa para mejorar sus intereses geopolíticos en Bolivia y Latinoamérica.


P.:
¿Cómo será su relación con Estados Unidos?

E.M.: Somos partidarios del diálogo. Si lo quieren, bienvenido. Pero no con carácter de sometimiento y subordinación.


P.
: ¿Expropiará propiedades de terratenientes?

E.M.: Tierras ociosas, improductivas, acaparadas ilegal e inconstitucionalmente para vender, negociar y no trabajar, sí. Pero las tierras productivas, que prestan función social y económica, van a ser respetadas.


P.:
¿Se siente secuestrado por sus bases, que le dieron tres meses para que cumpla?

E.M.: No es así. Son declaraciones chifladas de algunos dirigentes que no tienen convocatoria. Los grandes movimientos sociales están con el MAS. El problema es que una destrucción colonial de Bolivia de 500 años y 20 de neoliberalismo no se repara en cinco años de gobierno. Con 50% más uno de los votos, muchos compañeros han planteado: ¡Hemos ganado para 50 años!


P.:
¿De qué países recibió las primeras felicitaciones?

E.M.: El primero fue el presidente argentino, Kirchner. Hugo Chávez había llamado antes para preguntar cómo iba el recuento de votos; yo estaba viendo la televisión en casa, y le comenté que íbamos por 49%. Cuando terminó el recuento (extraoficial) llamó para ofrecer su apoyo incondicional a los pueblos indígenas. Luego, telefoneó un representante de Cuba. El lunes me llamó Alejandro Toledo desde Perú y luego el presidente español, Zapatero, muy complacido por el triunfo del MAS. Me dijo que urgentemente quería que lo visitara en España. Yo lo he invitado a que venga a la toma de posesión. Tengo muchas ganas de tomar contacto con el presidente Zapatero (ver nota vinculada).

Dejá tu comentario