Sorpresiva nueva reunión entre las dos Coreas

Mundo

Los presidentes de Corea del Norte y del Sur se reunieron inesperadamente este sábado en medio de una gran incertidumbre diplomática sobre si celebrará finalmente la cumbre entre Kim Jong Un y el presidente estadounidense Donald Trump.

Durante el encuentro, Kim Jong-un expresó su "voluntad inamovible" de reunirse con el presidente de Estados Unidos y dijo esperar que la cumbre "ponga fin a una era de confrontación".

Las fotografías difundidas por Corea del Sur muestran al presidente surcoreano, Moon Jae-in, estrechando la mano del líder norcoreano, Kim Jong Un, en el lado norcoreano de la Zona Desmilitarizada que divide las dos naciones.

Según la presidencia surcoreana, ambos líderes se entrevistaron durante dos horas en la localidad de Panmunjom, donde se reunieron hace un mes, haciendo una declaración en la que juraron mejorar los lazos.

"Intercambiaron opiniones y debatieron maneras de aplicar la declaración de Panmunjom y de garantizar el éxito de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte", dijo la misma fuente, añadiendo que Moon realizaría una declaración personal el domingo por la mañana.

Trump sacudió el jueves la región al cancelar su cita prevista con Kim Jong Un en Singapur, el 12 de junio, por una "abierta hostilidad" de Corea del Norte.

Pero un día después afirmó que la cumbre aún podría celebrarse tras unas conversaciones productivas entre responsables estadounidenses y norcoreanos.

Según la agencia oficial KCNA, ambos líderes acordaron "reunirse con frecuencia" en el futuro, a la vez que Kim Jong Un "expresó su determinación" en celebrar la cumbre "histórica" con Estados Unidos "programada para el 12 de junio".

En las fotografías publicadas por la presidencia surcoreana, se puede ver a Moon estrechando la mano de Kim Jong Un y de su hermana Kim Yo Jong, que desempeñó un importante papel en las recientes conversaciones con Corea del Sur, como liderar la delegación al otro lado de la frontera para los Juegos de Invierno de febrero.

La reunión entre Moon y Kim tuvo lugar en un gran edificio en el lado norcoreano de Panmunjom, un pueblo fuertemente fortificado que se encuentra entre ambos países y marca el lugar donde se firmó el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea en 1953.

El mes pasado ambos líderes se encontraron en la misma localidad, con el ya famoso gesto de Kim invitando a Moon a cruzar brevemente al Norte antes de que ambos mantuvieran conversaciones en un edificio del lado Sur.

La reunión del sábado es tan solo la cuarta que han mantenido los líderes de las dos Coreas, que técnicamente siguen en guerra, y se celebró en el más absoluto secreto.

Dejá tu comentario