12 de julio 2022 - 20:54

Sri Lanka: el presidente intentó ir a Dubai pero escapó en un avión militar hacia Maldivas

En medio de las protestas multitudinarias que coparon el Palacio, Gotabaya Rajapaksa escapó junto a su esposa y un guardaespaldas.

Una multitud entró a la fuerza y tomó el Palacio presidencial 

Una multitud entró a la fuerza y tomó el Palacio presidencial 

NA

El presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, escapó este martes del país en un avión militar escoltado por un guardaespaldas y llegó a Maldivas, luego de intentar ir hacia Dubai, en donde no pudo acordar su ingreso con las autoridades de migración.

El mandatario huyó del territorio junto a su mujer a bordo Antonov-32 que despegó del principal aeropuerto internacional una hora después de lo planeado, indicaron medios internacionales.

Esto se debió a una confusión sobre el permiso para aterrizar en las Maldivas, según funcionarios del aeropuerto.

"Se sellaron sus pasaportes y embarcaron en el vuelo especial de la fuerza aérea", afirmó un funcionario a la agencia de noticias AFP.

Tras llegar a Maldivas, un conjunto de islas situado al sureste de Sri Lanka, en el océano Índico, el primer mandatario fue llevado en un vehículo a un sitio que no fue revelado por razones de seguridad.

El presidente aún no renunció

Luego que una multitud tomara su residencia enfurecida por la crisis económica y escasez de productos en el país, el jefe de Estado había prometido que su renuncia sería oficial este miércoles, algo que muchos esperan con ansiedad.

"Para garantizar una transición pacífica, el Presidente dijo que presentaría su renuncia el 13 de julio", anunció el legislador en una declaración televisada, después de que el primer ministro y antiguo rival del mandatario, Ranil Wickremesinghe, pusiera su renuncia a disposición para dar lugar a un Gobierno de unidad nacional.

El motivo de las protestas

El país entero quedó sumergido en protestas que colmaron las principales avenidas y plazas céntricas para pedir la renuncia de todo el Ejecutivo.

Es que Sri Lanka lleva meses con cortes de electricidad, largas filas de espera para comprar combustible y un alza de precios récord, lo que generó disturbios masivos.

El gobierno declaró una moratoria sobre su deuda externa por u$s51.000 millones y, según sus autoridades, necesita unos u$s6.000 millones en ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de países como India y China para salir adelante durante los próximos seis meses.

Dejá tu comentario

Te puede interesar