Tras matanza en Noruega, Zapatero pide respuesta política en Europa a la xenofobia

Mundo

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, exhortó este lunes a los dirigentes europeos a movilizarse contra el fanatismo y la xenofobia tras los ataques en Noruega, al final de un encuentro con su homólogo británico David Cameron en Londres.

"No estamos ante un hecho más, estamos ante un hecho muy grave que exige una respuesta europea compartida en defensa de la libertad, de la democracia y llamando a la movilización frente al fanatismo, el radicalismo y la xenofobia", decretó Zapatero refiriéndose a la matanza del viernes en Oslo y sus alrededores que causó 76 muertos, según el último balance.

Zapatero insistió en que "el conjunto de Europa" ha de reaccionar, en su calidad de "guardián de la convivencia" y sus dirigentes deben hacer una declaración conjunta.

No hay que olvidar, según él, que "no es la locura la que conduce al fanatismo, sino que es el fanatismo el que conduce a la locura asesina". Esta es una lección -insistió- que no debe caer en el olvido, "que va con nosotros, con todos los europeos".

Un total de 76 personas murieron el viernes en un atentado con bomba y un tiroteo en Noruega. La policía asegura que el hombre que reconoció haber perpetrado las matanzas, Anders Behring Breivik, era un "fundamentalista cristiano" de derecha.

En un manifiesto, el sospechoso llamaba a "una guerra preventiva contra los regímenes culturalmente marxistas-multiculturalistas de Europa".

La comisaria europea de Asuntos Internos, Cecilia Malmström, estimó este lunes que pocos dirigentes europeos denuncian la retórica xenófoba que inspiró al autor de la matanza.

"Desgraciadamente hay demasiados pocos dirigentes que se alzan en la defensa de la diversidad y la importancia de tener sociedades abiertas, tolerantes y democráticas donde todo el mundo es bienvenido", estimó la sueca Malmström.

Polonia, que asume la presidencia semestral de la UE, anunció por el momento que organizará, junto con el coordinador europeo de la lucha contra el terrorismo, reuniones de trabajo con responsables noruegos.

Durante la conferencia de prensa, Cameron recordó que tanto su país como España han sido "víctimas de actos terroristas horribles" y que los dos transmitirán todo el apoyo que haga falta a Noruega.

Además de la tragedia de Oslo, los dos dirigentes abordaron la crisis económica, las revueltas árabes y las relaciones bilaterales.

El presidente del gobierno español informó a Cameron, cuyo país no forma parte de la Eurozona, de la última cumbre en la que se decidió un segundo rescate para Grecia que él considera positivo.

Zapatero recalcó que la crisis económica es la más grave de los últimos 80 años, por lo que la recuperación "es larga, dura y difícil".

Tanto Zapatero como Cameron consideran que las relaciones bilaterales son "muy buenas" y seguirán siéndolo.

Gran Bretaña es el país donde España invierte más en el mundo, el 15% de su inversión en el exterior según Zapatero, pero también el destino preferido de los británicos para veranear.

En un tono medio en broma, Zapatero celebró que el primer ministro británico figure entre los muchos turistas que visitan España.

La guerra en Libia y las convulsiones en los países árabes fueron otros de los asuntos tratados. Al respecto Zapatero recalcó que su país mantendrá "el apoyo a los cambios en el sur del Mediterráneo".

Dejá tu comentario