Trump amenaza a la OMS con una salida definitiva de Estados Unidos

Mundo

Washington y Ginebra - El presidente estadounidense, Donald Trump, redobló ayer su cruzada contra la Organización Mundial de la Salud (OMS) y amenazó con cortar de manera permanente los fondos, hasta ahora suspendidos, y con la posible salida de su país del organismo. La ofensiva suscitó el inmediato rechazo de la Unión Europea (UE) y de China, en momentos en que se discute la respuesta del organismo en el inicio de la pandemia de Covid-19.

“Si la OMS no se compromete a importantes mejoras sustantivas en los próximos 30 días, haré permanente mi suspensión temporal de fondos y reconsideraré nuestra afiliación al organismo”, advirtió Trump en una carta dirigida al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En la misiva, de cuatro páginas, el mandatario anunció que su Gobierno y Tedros “han iniciado ya conversaciones sobre cómo reformar la organización”, pero añadió que “no hay tiempo que perder” y que “es necesario actuar rápidamente”.

Trump criticó lo que en su opinión es “una alarmante falta de independencia de la OMS de China” y detalló que las reformas que Washington reclama pasan por desvincularse de Pekín.

La UE salió al cruce de la amenaza y señaló que “este es el momento de la solidaridad, no de señalar con el dedo o de socavar la cooperación multilateral. La UE apoya los esfuerzos de la OMS”, dijo en rueda de prensa la vocera de la diplomacia europea, Virginie Battu.

Para la UE, “los esfuerzos multilaterales son la única opción efectiva y viable para ganar la batalla” contra el nuevo coronavirus, agregó Battu, para quien se deberá estudiar la acción de la OMS a la pandemia “cuando sea el momento”.

En tanto, China, eje de las acusaciones de Trump, culpó ayer al jefe de la Casa Blanca de utilizarla para “eludir sus obligaciones” ante la OMS.

Según el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, “la carta abierta del presidente estadounidense está llena de insinuaciones, de ‘probablemente’ y ‘quizás’, y trata de usar métodos engañosos para engañar al público, y lograr el objetivos de desprestigiar los esfuerzos de China contra el virus y eludir la responsabilidad por la propia respuesta insuficiente de Estados Unidos”.

“Estados Unidos trata de utilizar a China como tema para eludir la responsabilidad y negociar sus obligaciones internacionales con la OMS. Es un error de cálculo y Estados Unidos han elegido el objetivo equivocado”, afirmó en un episodio más en el que, más allá de cuestiones sanitarias, ambos países parecen dirimir una pelea por la hegemonía internacional.

En medio de esa guerra de palabras, los miembros de la OMS aprobaron ayer que se evalúe la respuesta sanitaria internacional, incluida la de la agencia de la ONU, ante la pandemia.

Sin embargo, los términos de la resolución son algo vagos en cuanto a su aplicación.

La resolución insta a la OMS a lanzar “lo más pronto posible” una “evaluación independiente” de la respuesta sanitaria internacional ante la pandemia, incluyendo las medidas tomadas por la OMS. Y aunque deja a la OMS absoluta libertad para decidir cómo proceder y no señala a China para nada, la organización enfrenta una creciente presión estadounidense.

Estados Unidos y Australia piden desde hace semanas una investigación sobre le gestión de la pandemia por parte de la OMS y China. Pero Pekín rechaza la idea de una investigación focalizada en China, solicitando una evaluación de la respuesta sanitaria global.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario