Trump vive 72 horas de gloria y se fortalece para la reelección

Mundo

Una encuesta, la esperada absolución en el juicio político y el desorden de la oposición alimentan sus aspiraciones.

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronunciaba al cierre de esta edición el discurso anual sobre el estado de la Unión, exultante tras el caos de las primarias demócratas en Iowa (ver pág. 20) y confiado en ser absuelto hoy en el juicio político que se le sigue en el Senado.

Asimismo, el 45º presidente de Estados Unidos entró anoche al Capitolio fortalecido por la publicación de una encuesta que mostró que su nivel de aprobación está en un máximo del 49%, en un momento en que sus rivales demócratas seguían sin saber quién ganó la primaria de Iowa del lunes.

De cara a las elecciones de noviembre -en las que Trump espera ser reelegido-, estas fueron noticias alentadoras para su campaña horas antes de que pronunciara un discurso en el que ponderó la “bonanza” que su Gobierno ofreció a los trabajadores.

El tono del mensaje era calificado anoche de “optimista” por analistas de las cadenas de TV.

Los problemas técnicos a la hora del conteo de los votos en las primarias demócratas del lunes le dieron al presidente otra oportunidad de regocijarse, iniciando un ciclo triunfal de tres días que culminaría hoy con su absolución.

“Nada funciona, como cuando gobiernan el país”, dijo en Twitter el mandatario, en un momento de división y crispación que no se había visto en décadas en el país.

Trump entró al hemiciclo en el que en diciembre último la Cámara de Representantes lo acusó de abuso de poder y obstrucción al Congreso, iniciando el juicio político en su contra que se desarrolla en el Senado, donde la mayoría republicana promete cerrar el caso.

El discurso sobre el estado de la Unión ha sido en el pasado una oportunidad para que los presidentes hablen al país y sanen el clima de desconfianza y división.

Trump llega, con todo, acusado de haber presionado a su homólogo ucraniano para que investigara a su rival político Joe Biden. Ese comportamiento incluso fue considerado como inadecuado por algunos senadores republicanos durante el juicio político, aunque aclararon que no era un error que mereciera la destitución.

Para el senador republicano Roy Blunt se da ahora una oportunidad de “seguir adelante”.

El político admitió al diario The New York Times que el magnate que saltó a la política tras una carrera como presentador de televisión no es el tipo de persona que baja el perfil a los debates.

“La otra opción es abordar (el tema) de frente y habitualmente él es este tipo de persona”, indicó.

Mientras Trump se aprestaba a pronuncuar su discurso, el Senado se preparaba a cerrar el juicio político en su contra.

El lunes, acusación y defensa pronunciaron sus alegatos finales y hoy está prevista la votación del veredicto, pero los demócratas ya prometieron seguir con su estrategia de presión contra el presidente.

“La trama persiste, los esquemas siguen y el peligro no remite”, dijo Adam Schiff, el congresista demócrata que encabeza la acusación contra Trump y quien retó a los republicanos a reconocer la “terrible verdad” de lo que ocurre.

La próxima semana, las votaciones demócratas seguirán en New Hampshire y a partir de ahí el calendario electoral va a acelerarse todavía más.

Tres de los demócratas que aspiran a enfrentar a Trump en los comicios presidenciales son jurados del juicio político en su calidad de senadores: Amy Klobuchar, Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

Para la réplica al discurso presidencial, el Partido Demócrata eligió a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, y para la versión en español designó a la congresista latina por Texas, Verónica Escobar, una figura que ha denunciado la dura política migratoria de Donald Trump y que fue un importante puntal de su comunidad tras el ataque que sufrió en 2019 la ciudad de El Paso.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario