Un múltiple ataque terrorista dejó 80 muertos en la India

Mundo

Nueva Delhi (EFE, AFP, Reuters, ANSA, DPA) - Al menos 80 personas murieron ayer y otras 200 resultaron heridas en un múltiple atentado que tiñó de sangre el corazón turístico de la India, la «ciudad rosa» de la capital de Rajasthan, Jaipur (Noroeste).

La jefa del gobierno del estado de Rajasthan, Vasundhara Raje, confirmó a los medios los números de la catástrofe. «No toleraremos semejantes acciones», aseveró la funcionaria. «Es increíble», dijo, por su parte, el secretario indio de Información, Rohit Singh.

Los artefactos, de media o baja potencia según fuentes policiales, estallaron de forma consecutiva a partir de las 19. hora local, en puntos muy concurridos como comercios.

El ataque provocó una estampida multitudinaria y se vivieron momentos de pánico y tensión. «La gente comenzó a correr hacia todos lados y yo la seguí», dijo el residente Anil Garg. «Hay un enorme atasco de tráfico. Estoy muy asustado», agregó.

  • Bombas

    Según el inspector general de Policía de Jaipur, Pankaj Singh, fueron ocho las bombas que explotaron en seis diferentes puntos de la ciudad. El agente dijo que los explosivos fueron colocados en «rickshaws», los populares triciclos indios, aunque otras fuentes citaron bicicletas e incluso un coche bomba. Un noveno artefacto pudo ser desactivado cerca de un templo hindú, añadió.

    Una de las bombas estaba colocada en el Badi Chaupar, el cruce principal de la «ciudad rosa», próximo al Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, joya arquitectónica del siglo XVIII, que no sufrió daños por la explosión. Las otras detonaron en las dos avenidas que se abren hacia el Oeste y el Sur desde el Badi Chaupar, las de los bazares de Tripolia y Johari.

    Uno de los objetivos de los terroristas fue un templo dedicado al dios mono hindú Hanuman en el mercado de Tripolia, que por ser martes congregaba a una multitud de devotos. También explotó una bomba en la puerta Songaneri, que da acceso a la ciudad amurallada por el bazar de Johari.

    Fuentes oficiales atribuyeron el atentado al grupo islamista Harkut-ul-Jehadi Islami, con base en la vecina Bangladesh, y admitieron que sorprendió a las autoridades, según la agencia «PTI». Algunos analistas creen que algunos grupos extremistas musulmanes están tratando de avivar la tensión entre comunidades para hacer descarrilar el proceso de paz entre la India y Pakistán, y poner trabas al espectacular crecimiento económico indio.

  • Masacre

    Fuentes de Inteligencia destacaron a la cadena de televisión NDTV que se trató de una masacre meticulosamente planeada, con puntos muy bien elegidos para causar el máximo daño posible.

    El atentado llevó a las autoridades de varias ciudades, entre ellas Delhi y Mumbai, a declarar la alerta de seguridad.

    El primer ministro indio, Manmohan Singh, y la presidenta, Pratibha Patil, condenaron de inmediato el atentado. Singh llamó a la calma a la población y garantizó la ayuda del gobierno central a las autoridades de Rajasthan y a las familias afectadas.

    El atentado fue el más sangriento registrado en el estado de Rajasthan, que cada año recibe la visita de millones de turistas, por lo que desconocía si había extranjeros entre las víctimas. Jaipur forma parte del conocido «triángulo dorado» junto con la capital del país, Delhi, y la ciudad de Agra, hogar del mausoleo Taj Mahal.

    La comunidad internacional condenó el episodio. «Todavía estamos recopilando información sobre esto. Pero dados los hechos que ya conocemos, estas bombas estaban evidentemente destinadas a cobrarse vidas inocentes y es algo que claramente condenamos», dijo el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack. En la misma línea se manifestaron la Unión Europea y el Reino Unido, entre otros.
  • Dejá tu comentario