Uribe acusó a las FARC de "degollar miserablemente" a gobernador secuestrado

Mundo

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, confirmó que el secuestrado gobernador del departamento colombiano de Caquetá Luis Francisco Cuéllar fue degollado, y responsabilizó por el hecho a la columna Teófilo Forero de las FARC.

Uribe emitió un mensaje a la población en la que señaló al "grupo narcoterrorista de las FARC" como los autores del secuestro y asesinato, si bien el grupo rebelde aún no se pronunció sobre el tema.

"Fue degollado, miserablemente lo degollaron", dijo Uribe, tras reiterar una orden a la fuerza pública para que rescate a todas las personas secuestradas por la guerrilla.

Cuéllar, quien el martes cumplió 69 años y gobernaba desde enero de 2008 en representación del movimiento independiente Alianza Social Indígena, fue secuestrado el lunes a la noche por hombres armados que irrumpieron en su casa, donde asesinaron a un policía y dejaron heridos a otros dos escoltas.

El cadáver fue hallado a corta distancia de la camioneta en la que se llevaron a Cuéllar, que había chocado en la huida, rodeado de explosivos. Los rumores sobre la aparición del cadáver fueron confirmados por Uribe, quien dijo que no tiene información sobre la hora aproximada del asesinato, pero sí sobre la forma en que fue cometido.

"Seguramente los terroristas, para evitar hacer disparos, procedieron a degollarlo", dijo el jefe de Estado, e indicó que el gobierno no entiende cómo las FARC cometieron esa acción después de anunciar que dejarían en libertad a dos militares que tienen como rehenes.

Las FARC anunciaron en abril pasado la entrega del sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Calvo, que no se concretó en medio de acusaciones mutuas entre los guerrilleros y el gobierno en torno a obstáculos para que se cumpla el plan.

Moncayo, secuestrado hace doce años, es el rehén que más tiempo lleva en manos de las FARC, mientras que Calvo fue secuestrado en abril pasado.

Uribe dijo que mientras el gobierno dio "todas las garantías" para la entrega de los militares, las FARC realizan un "teatro mediático".

En tanto, las FARC tomaron distancia del asesinato de Cuellar, adjudicado a la guerrilla colombiana, al cuestionar la versión del gobierno sobre el crimen.

La organización, al mismo tiempo, acusó a Cuellar de financiar a los grupos paramilitares y en consecuencia "no era un simple civil" sino que "participaba en el conflicto armado".

"Sea quien sea, el autor del hecho, el gobernador no era un santo. Participaba activamente en la guerra", señaló la organización, en un comunicado difundido por la agencia Anncol, habitual vocera de las FARC.

"No creemos que en cuestión de horas, el presidente (Alvaro Uribe) y su régimen hayan establecido que las FARC es la autora del hecho, sin mostrar ni siquiera una sola prueba", señaló el comunicado reproducido por la agencia Anncol.

A través del sitio de internet de Anncol, la organización afirmó que "nos negamos a creer en la 'verdad' construida a partir del discurso oficial de un régimen mafioso y paramilitar que ha hecho del crimen y de la guerra sucia una política de Estado".

Anncol afirmó que "el 90 por ciento del país ignora que el gobernador asesinado tenía amplios lazos paramilitares".

El comunicado difundido recuerda que Cuellar "fue investigado por la justicia en marzo pasado por sus supuestos vínculos con paramilitares".

Para el sitio, el gobernador asesinado "no era un santo, y participó activamente en la guerra y en la financiación los grupos paramilitares".

Dejá tu comentario